“Delta 100×100”, la segunda etapa de murales en Tigre

Luego del íxito del Festival de arte urbano “100×100”, la iniciativa cultural que convocó a 100 artistas de todo el país para intervenir un centenar de paredes de todo el distrito, llega una segunda etapa con el objetivo de pintar muelles y paredones característicos del Delta tigrense.Con el objetivo de redoblar la apuesta artística e ir por más ya arrancó la inscripción para la segunda etapa del Programa “Festival 100×100”. El proyecto –impulsado por la Agencia de Cultura- en esta oportunidad convocará sólo a artistas tigrenses para intervenir muelles públicos del Delta, en el marco de la iniciativa “Delta 100×100”, muelles de colores.

Al respecto, el director ejecutivo de la Agencia de Cultura, Daniel Fariña, destacó: “Luego de haber hecho el “Festival 100×100” de arte urbano, nos preguntamos ¿Por quí sólo vamos a pintar distintas paredes del distrito y no tambiín al hermoso Delta? No es fácil hacerlo, pero hay lugares emblemáticos como los muelles, con lo cual quisimos organizar una segunda etapa con estas intervenciones. Además, se suman otras paredes como la del Astillero frente al Paseo Victorica, en el Río Luján y la estación de servicio YPF que tiene una pared muy grande de cara al Río Tigre. Es por eso que pensamos en artistas vinculados fuertemente con Tigre, como Páez Vilaró y Miguel Dárienzo. Ellos accedieron a trabajar con equipos armados por jóvenes artistas del distrito. En este caso, la convocatoria no es abierta a todo el país, sino que es específica para vecinos locales. Ya está abierta la inscripción por internet y estamos seguros que va a ser un festival tan bueno como el anterior”.

Por su parte, Miguel Dárienzo, uno de los artistas plásticos que intervendrá una de las paredes elegidas, comentó: “Estamos trabajando con un equipo con la idea de desmantelar el galpón del astillero del Paseo Victorica, en el Río Luján, transformándolo en una jaula dónde dentro de esa superficie se reconstruya el verde del Tigre y aparezcan los personajes de Quiroga, que tanto amó al distrito. La idea es que a su vez tenga una función didáctica, porque un mural en un lugar público no es sólo la pintura de un autor que cuelga de su cuadro, sino que tambiín debe tener formas de participación, metáforas y ser funcional con el entorno. Tigre es parte de mi vida y poder aportar mi arte, me llena de orgullo”.

“Tengo un grupo de alumnos con discapacidades diferentes con el que hacemos un taller de murales. Hemos tenido la posibilidad de participar de la maravillosa iniciativa “Festival 100×100”, pintando en Troncos del Talar y ahora dedoblamos la apuesta. Nuestro objetivo es integrar a los chicos en actividades culturales y que puedan participar al mismo nivel que cualquier artista”, comentó María Marta Ferranda del Instituto “Un lugar” en Don Torcuato.

Al igual que con el Festival 100×10, la finalidad de realizar un proyecto de estas características radica en colocar al municipio de Tigre en el circuito del arte urbano a nivel nacional, con acciones que permitan generar cambios profundos en las comunidades y los vecinos de las zonas y áreas de trabajo.

Fuente: zonanortediario.com.ar