Es el equipo del Bigotón

Con mucho fútbol y actitud, Colegiales superó por 4 a 2 a San Telmo, en Munro; Ángel Vildozo en dos oportunidades, Cristian Vergara y Ramiro Fergonzi convirtieron los goles del Tricolor; Luciano Cipriani y Facundo Coyra descontaron para el Candombero; el conjunto de Atilio Svampa es el único escolta y se aferra a la ilusión.Despuís de un año, Colegiales volvía a ser televisado. Y el mediodía no podía arrancar mejor. Cuando se jugaba menos de un minuto, Ramiro Fergonzi la mandó al área, Ángel Vildozo recibió la pelota y, dentro del área, no perdonó.

Con la ventaja en el bolsillo, la banda del Tricolor era puro delirio. Poco despuís, el local estiró la diferencia. Cristian Vergara ejecutó un tiro libre en forma de centro al corazón del área, Vildozo apareció por atrás de todos y, con un cabezazo, la mandó a guardar.

Sí, en menos de diez minutos, Cole ganaba 2 a 0. Gracias a la tranquilidad por la ventaja, el equipo dirigido por Atilio Svampa dominaba a voluntad el encuentro. Además, San Telmo no encontraba la manera de llevar peligro al arco de Horacio Ramírez.

Más tarde, Cristian Valdez le puso un pase perfecto entre líneas a Ramiro Fergonzi, para dejarlo a solas con Leandro Evangelisti. El Picante definió, pero el arquero puso el pecho y evitó una nueva caída de su valla.

El Tricolor era un verdadero vendaval. El Zurdo Vergara ejecutó un tiro libre con mucho veneno y obligó al esfuerzo de Evangelisti, que la rozó con la punta de los dedos para desviarla al córner.

A medida que los minutos transcurrían, el partido iba disminuyendo en su vírtigo e intensidad. El Candombero sentía la necesidad de adelantarse para ir a buscar el descuento.

De contra, lo consiguió. Cole estaba en el área rival, pero San Telmo salió rápido en una ríplica y Císar Leguizamón Arce le cometió penal a Luciano Cipriani. El propio Diablo ejecutó la pena máxima, Ramírez lo atajó, pero la bocha dio en el palo y Cipriani, de cabeza, convirtió.

La conquista sacudió al Tricolor, que empezó a ceder terreno en la cancha. La visita salió de su campo y fue por la igualdad, pero sin demasiadas ideas para lastimar a una defensa sólida.

En el complemento, Colegiales salió decidido a liquidar la historia. La primera estuvo en un zurdazo cruzado de Vergara, que nadie llegó a empujar. En tanto, Armando Lezcano buscaba ser la llave de la reacción del conjunto de la Isla Maciel.

Hasta que, cuando se estaba por cumplir un cuarto de hora de la segunda etapa, una ráfaga de goles azotó Munro. La primera conquista fue una obra de arte del Zurdo Vergara, con un tiro libre que sorprendió a Evangelisti para clavarse bien arriba.

Al toque, Vergara arrancó otra acción sobre la banda izquierda y la dejó para Vildozo. El nueve se la sirvió al Picante Fergonzi, que encaró al arquero y definió con mucha clase. Fiesta en Malaver y Posadas. Delirio en las tribunas.

El último grito de la tarde llegó enseguida, cuando Cipriani la bajó de cabeza y Facundo Coyra la empujó, ante la mirada pasiva de la defensa Tricolor.

Desde ese momento, el partido se planchó y se jugó al ritmo de Colegiales. Con mucha inteligencia, el equipo del Bigotón Svampa dominó a su antojo el match. Es cierto, tuvo que sufrir un bombazo de Santiago Pírez que reventó el travesaño, pero contó con varias oportunidades para aumentar la ventaja.

Por caso, Juan Ignacio González asistió a Luis Zeballos y lo dejó cara a cara con el arquero. El gran capitán se la picó, pero su definición se fue apenas desviada. Si lo hacía era para cerrar la cancha.

La última estuvo en los pies de Lucas Vicente. El zurdo armó una linda maniobra personal, con caño incluido, pero el uno le tapó un remate que pedía red.

El pitazo final de un correcto Ramiro López desató la alegría del pueblo Tricolor. Colegiales sigue ganando y continúa como el único escolta del líder, Brown de Adroguí. El cuerpo tícnico y los jugadores volvieron a demostrar que están dejando todo para cumplir el sueño de toda la gente y la ilusión permanece intacta.

Fuente: zonanortediario.com.ar