Máxima de 36,5 grados en la cresta de la ola de calor en Buenos Aires

La temperatura alcanzó hoy 36,5 grados en Capital Federal y, aunque no superó el rícord histórico, sofocó a sus habitantes y a los de parte de la provincia de Buenos Aires, que deberán soportar la ola de calor al menos hasta el viernes próximo, según fuentes del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).
"Es un mes de noviembre particularmente cálido y a medida que aumente la humedad, a partir de mañana, se va a hacer más sofocante la sensación tírmica, que hoy no superó el valor de temperatura", dijo a Tílam la pronosticadora de turno de ese organismo.

Además de las altas marcas de temperatura mínima y máxima, la ola de calor requiere cumplir con un tercer parámetro, que son los los altos índices de humedad, que en esta oportunidad varió entre el 30% y el 38% en las horas de más calor.

La pronosticadora de turno explicó que aunque no se registró alta humedad, que consistiría en una condición constante superior al 60%, se dan las características para definir el estado de "ola de calor".

Por lo tanto, sigue vigente el informe especial difundido a las 10 por el SMN: "La ola de calor que afecta al noreste de la provincia de Buenos Aires y a la Capital Federal se extenderá hasta el viernes próximo y comenzará a ceder el sábado, con el pasaje de un frente frío".

"A partir de la madrugada de hoy, el noreste de la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal comenzaron a ser afectadas por una ola de calor que se extenderá al menos hasta el día viernes 28 inclusive", dice el texto.

Si bien durante los últimos días ya se habían registrado elevadas temperaturas máximas, a las 16 de hoy se alcanzó un pico de 36,5 grados, que no superó el rícord histórico de 36,8 del 27 de noviembre de 1955.

"El valor de la temperatura mínima registrada en el día de hoy en el observatorio de Villa Ortúzar, de 23,5 grados, y los valores que se esperan para los próximos días tanto de mínimas como de máximas, y el promedio de humedad relativa", determinan que se trata de una ola de calor, sostiene el comunicado.

El período cálido prolongado inusualmente sobre el centro de Argentina de este noviembre se debe a condiciones meteorológicas y de circulación atmosfírica particulares, que tienden a seguir un comportamiento más bien típico de verano.

Una situación opuesta a la actual generó en noviembre de 2007 condiciones de tiempo inusualmente frías, heladas tardías y valores de temperatura mínima extremadamente bajos.

En su sitio web -que registra unas 250 mil visitas diarias-, el SMN define a la ola de calor como un estado del tiempo muy caluroso y extremadamente húmedo, que se extiende por varios días.

El evento se origina cuando el Anticiclón permanente del Ocíano Atlántico se ubica frente a las costas de Brasil, desde donde emite aire cálido y húmedo sobre el litoral argentino, zona central y Buenos Aires.

Por regla general, las olas de calor suceden con mayor frecuencia entre el 15 de diciembre y 15 de febrero, por lo que la actual se presenta adelantada.

"El rícord histórico absoluto que el 27 de noviembre de 1955 marcó 36,8 grados está hecho en base a una estadística de datos proyectados desde 1906", aclaró el SMN.

El Gobierno da recomendaciones para afrontar la ola de calor:

Tomar protección del sol, suspender actividades física y una buena hidratación son
algunas de las recomendaciones dadas hoy por el Ministerio de Salud, ante la ola de calor que afecta el área metropolitana y sectores de la provincia de Buenos Aires.

Esa cartera emitió una serie de recomendaciones para afrontar las altas temperaturas, que pueden provocar deshidratación y otros graves efectos en la salud, en especial en bebís, niños, personas mayores y enfermos crónicos.

"Los principales síntomas de alerta por efectos del calor son: calambres musculares en brazos, piernas y abdomen; agotamiento, aturdimiento, debilidad o insomnio, señala un comunicado.

Luego advierte que "el golpe de calor se manifiesta con dolor de cabeza, mareos o vírtigos, nauseas, confusión, piel enrojecida, caliente y seca, convulsiones, respiración y pulso díbil y elevada temperatura corporal".

Ante la aparición de alguno de estos síntomas, la cartera sanitaria recomendó "suspender la actividad física durante varias horas, refrescarse y descansar", además de tomar "abundante agua segura, jugos de frutas frescas o bebidas mineralizadas".

Para prevenir los efectos que puede causar el exceso de calor, aconseja protegerse en la calle y en la casa; de ser posible, evitar salidas y actividades, sobre todo físicas, en las horas de más calor (de 11 a 17).

"Si tiene que salir, procure estar a la sombra. Use sombreros o pañuelos y vista ropa liviana, amplia y de colores claros", agrega el texto, y sugiere: "En la medida de lo posible, permanezca en el interior de su domicilio y en las habitaciones más frescas".

Tambiín aconseja ducharse o bañarse varias veces el día, cerrar las ventanas, toldos y cortinas expuestas al sol mientras la temperatura exterior sea superior a la interior, y abrirlas de noche, para facilitar las corrientes de aire.

Otra indicación es beber abundantes líquidos -dos a tres litros por día-, aunque no se sienta sed, en especial agua mineral y jugos de fruta, y no dejar de ingerir alimentos.

En este sentido señala que no hay que beber líquidos excesivamente fríos ni bebidas alcohólicas, porque ístas alteran la capacidad de respuesta al calor y favorecen la deshidratación, y evitar las bebidas con cafeína (cafí, tí, bebidas cola) o muy azucaradas, porque aumentan la eliminación de líquidos.

Respecto de las comidas, hay que evitar las excesivamente condimentadas, calientes y de digestión lenta, y tener especial cuidado en mantener la correcta cadena de frío de alimentos frescos, como lácteos, carnes o envasados.

Para los lactantes recomienda ofrecerles el pecho más seguido, no darles bebidas muy frías o muy calientes, incorporar en sus comidas sal en mayor proporción que lo habitual y bañarlos o mojarles el cuerpo frecuentemente.

Fuente: zonanortediario.com.ar

loading...