Avanza el proyecto de ordenanza sobre gestión menstrual en San Fernando

La problemática de la pobreza menstrual se sostiene en base a tres ejes: acceso a elementos e instalaciones aptas para la higiene menstrual, información y educación menstrual, y el tabú (o la falta de visibilización). “Por eso celebramos que el Frente de mujeres, géneros y diversidad Eva Perón del peronismo 26 de Julio de San Fernando junto a las compañeras del frente de Mujeres Evita del movimiento Evita de San Fernando hayan presentado el Proyecto Ordenanza Gestión Menstrual que significa un enorme paso en la tarea de combatir esta problemática”, explicaron mediante un envío de prensa.

En ese sentido desde el Peronismo 26 de Julio manifestaron que “partiendo de esa base, la menstruación es motivo de estigmatización, pero además es factor de desigualdad social toda vez que obtura la permanencia de las personas con capacidad menstruante en espacios públicos, que requiere –para su indicada administración- condiciones mínimas y esenciales de salubridad y que exige una inversión económica ineludible y mensual que determina, según cada caso, el acceso o no de estas personas a los insumos que garantizan una adecuada gestión de los períodos menstruales. Que la brecha salarial de género en Argentina es en promedio de un 27%, que las mujeres y trans presentan los más altos porcentajes de precarización laboral, y que la suba de precios de los productos de gestión menstrual, sumada a la situación económica y de emergencia sanitaria que estamos viviendo por el COVID-19, dificulta el acceso a los elementos de gestión menstrual”.

Y enfocándose en lo local declararon que “en San Fernando hay aproximadamente 28 barrios populares, de los cuales 14 son reconocidos por el RENABAP (Registro Nacional de Barrios Populares) que reúnen a más de 70.000 personas que viven en condiciones de insalubridad que los vuelven aún más vulnerables y que la falta de regulación de los productos de gestión menstrual implica un impacto económico: en Argentina, una mujer debe disponer de entre $2000 y $3000 al año, para garantizar el acceso a estos productos, que al no ser considerados productos sanitarios sino cosméticos, están afectados por las normas tributarias y de distribución de estos bienes”.

Para ello, el proyecto propone medidas concretas para, progresivamente en un lapso no menor a 2 años, avanzar sobre los tres ejes de la pobreza menstrual: que el municipio reconozca la problemática, visibilizándola, incorporándola en los programas sociales, educativos e informativos. Para ello se crearía el “Programa Municipal de Gestión Menstrual”.

Además, solicita considerar los diferentes elementos de contención apto para su utilización durante la menstruación como elemento de gestión menstrual, incorporándolos en todas las políticas municipales que incluyan productos de primera necesidad. Realizar campañas educativas haciendo hincapié en aquellos elementos que posean menor impacto ambiental. Provisión gratuita de elementos de gestión menstrual a aquellas personas que no puedan acceder a ellas y la información y educación sobre su uso. Promoción de políticas de producción y comercialización que beneficien a comerciantes y productores locales, pero a un precio justo en su venta.

En ese marco, el martes pasado un grupo de concejales del Frente de Todos recibieron a Aldana Aguirre, responsable del Peronismo 26 de Julio San Fernando, y Mariana Meaca referente de Mujeres Evita, del Movimiento Evita San Fernando.

Por el bloque de concejales del Frente de Todos estuvieron presentes Vanesa Medialdea, Ana Hansen, Augusto Briceño y Carlos Bergandi, quienes comentaron que habían impulsado un beneplácito a raíz de un proyecto de características similares que se presentó en Diputados, por lo que se comprometieron a trabajar sobre el proyecto presentado por las organizaciones Frente de Mujeres, Géneros y Diversidad del Peronismo 26 de Julio y Mujeres Evita del Movimiento Evita local.

Las organizaciones hicieron llegar a los concejales el deseo de que este proyecto “sea aprobado rápidamente”, entendiendo que desde las organizaciones sociales y políticas se puede aportar la situación de los barrios “que día a día transitamos y militamos”.

Por su parte Aldana Aguirre comentó: “Celebramos que el proyecto haya sido recibido de esta forma. Esperamos que el compromiso de tratarlo se vea reflejado en un futuro no muy lejano en políticas públicas. Como hemos dicho anteriormente, menstruar en condiciones dignas debe ser un derecho que el estado garantice, es por eso que impulsamos estos proyectos en toda la provincia. Las conquistas del movimiento de mujeres y disidencias son imparables, estamos felices de poder formar parte de eso”.

Finalmente, Mariana Meaca explicó que “es importante, en el marco que estamos viviendo de acuerdo a la pandemia, y a las desigualdades que quedan en muchos ámbitos de la misma, entre ellas la crisis económica, no abandonar, como siempre se ha hecho, la desigualdad que sufren las mujeres en muchos sentidos. La salud menstrual es una problemática nunca tratada y de la cual hay que ocuparse”.

Fuente: (www.zonanortediario.com.ar)