Asaltan, golpean y torturan a dos jubilados en su casa en San Isidro

Tres delincuentes fueron detenidos en la localidad de San Isidro, cuando escapaban con dinero y joyas de un matrimonio de jubilados; los asaltantes engañaron a la pareja para ingresar a su casa para robar y, luego, los golpearon y hasta torturaron con una improvisada picana elíctrica; la nuera de las víctimas se encontraba en la casa en ese momento, pero alcanzó a esconderse en una de las habitaciones y así pidió ayuda sin que pudieran advertirla.El hecho que se dio a conocer hoy ocurrió el lunes pasado alrededor de las 19.30, cuando Haydíe Fontana (76) y Juan Carlos Galvanoni (81) se encontraban acompañados de su nuera, María Baltra (42), en su vivienda ubicada en el cruce de la avenida Bernabí Márquez y Monseñor Alberti, de San Isidro.

La pareja escuchó el timbre, Haydíe se acercó para ver quiín era y uno de los ladrones la engañó haciíndole creer que era uno de sus familiares.

"Yo creí que era mi sobrino y abrí. Entraron y el de diecisiete años me agarró del cuello y me apretó de tal forma que pensaba que me iba a morir. Despuís me ahogaba completamente", recordó la víctima en declaraciones al canal TN, en referencia al momento en el que ingresaron dos delincuentes, uno de ellos muy joven.

Mientras dos cómplices, un hombre y una mujer, permanecían en el exterior a bordo de un auto Volkswagen Fox gris en marcha, los ladrones abordaron tambiín al dueño de la casa y comenzaron a golpearlo al tiempo que les exigían que les entregaran dinero y objetos de valor.

"Entran dos solos. Los otros estaban en el coche en marcha. A mi marido le pegaron, lo picanearon. Delante mío le pegaban y le pegaban", dijo la jubilada, respecto a lo que las fuentes policiales identificaron como una picana improvisada con una linterna.

Con ella, Haydíe aseguró que picanearon a su marido "en la rodilla y en el brazo" y que por ello quedó "destruido".

Los agresores tomaron 80 mil pesos en efectivo que la pareja guardaba como ahorro en una caja fuerte, unos relojes y algunas alhajas, y nunca se percataron de que en la vivienda tambiín estaba la nuera de los jubilados, quien se escondió en una habitación apenas los vio entrar.

Con su telífono celular, María Baltra le escribió a su marido e hijo de la pareja de jubilados para relatarle lo que acontecía, y íste llamó al servicio de alerta 911.

Así fue que momentos más tarde los que permanecían a bordo del Fox gris notaron que se aproximaba un patrullero, les avisaron a sus cómplices, bajaron del auto y corrieron hacia los fondos de la vivienda.

Los policías los persiguieron y lograron detener a tres personas, un hombre de 43 años y dos hermanos de 23 y 16, mientras corrían por la avenida Márquez, en tanto que la cuarta cómplice pudo escapar y hoy era buscada intensamente por las autoridades.

En poder de los apresados, todos miembros de la comunidad gitana, fue secuestrado tanto el dinero como los elementos robados a los jubilados, además de la picana utilizada para torturarlos.

Fuente: zonanortediario.com.ar