Desbaratan banda de estafadores que se apropiaba de inmuebles

Un abogado, una escribana y un jubilado fueron detenidos en el partido bonaerense de Vicente López, acusados de integrar una banda de estafadores que se dedicaba a adueñarse de inmuebles cuyos propietarios morían sin tener herederos, informaron hoy fuentes policiales.Las detenciones se concretaron ayer, cuando efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro realizaron un allanamiento en un domicilio ubicado en Rosetti al 2900, de Vicente López, en el que lograron apresar a los tres sospechosos.

Los tres detenidos, identificados como Ramón María Crespo (75), jubilado; su hijo, Facundo Maximiliano Ramón Crespo (38), y Paula Inís Puricelli (38), escribana y pareja del anterior, eran investigados desde 2008 por presunta asociación ilícita para apropiarse de al menos cuatro inmuebles en San Isidro y Olivos.

Crespo hijo tenía suspendida la matrícula de abogado desde que comenzó a ser investigado en el marco de esta causa por la Justicia, aunque al tiempo de ser detenido aún operaba como si estuviera en ejercicio.

Sin embargo, los pesquisas consiguieron reunir las pruebas suficientes para pedir la semana pasada su detención, luego de lo cual comenzaron a efectuar seguimientos y escuchas telefónicas con la intención de apresar a los tres en un mismo lugar y momento.

El modus operandi de la banda consistía en utilizar a terceros, a quienes enviaban a alquilar distintas propiedades, cuyos dueños fueran muy mayores de edad y no tuvieran herederos, dijeron las fuentes.

A medida que transcurría el tiempo, los delincuentes aprovechaban la confianza y el trato cotidiano de los inquilinos con los dueños de los inmuebles, para obtener información de su situación personal y familiar, dijeron las fuentes.

Una vez que fallecía el dueño del departamento, fraguaban distintas documentaciones como DNI, títulos de propiedad y escrituras, presentaban testigos que se hacían pasar como los propietarios legítimos, y así evitaban que el inmueble pasara al erario público, añadieron los informantes.

Según dijeron los voceros, uno de los acusados, Puricelli, incluso residía en una de las casas apropiadas, situada en Sáenz Peña al 200, de la localidad de San Isidro.

En tanto, los investigadores tambiín averiguaron que Crespo padre se hacía pasar por abogado, aún sin haber estudiado jamás la carrera de Derecho.

Los tres detenidos quedaron acusados, entre otros cargos, de "asociación ilícita", "falsificación de documento público" y "defraudación de administración pública", y fueron puestos a disposición de la fiscal temática de delitos económicos de San Isidro, María Virginia Toso.

Fuente: zonanortediario.com.ar