Cole no pudo con Brown

Colegiales cayó 3 a 1 en Adroguí y quedó segundo en la B Metropolitana. Villamayor, Grecco y Esteban marcaron para el conjunto local, mientras que Lucio Cereseto marcó el empate parcial; Brown jugó con diez hombres todo el complemento por expulsión de Ruiz Díaz, pero Cole nunca pudo hacer valer el hombre de más y sufrió la contundencia del equipo de Vicó.Fue un partido que tuvo de todo y el duelo de punteros no decepcionó. Por lo realizado en el primer tiempo, Colegiales mereció irse con la victoria al descanso. Pero en el segundo tiempo el local, aunque jugó con un hombre menos, justificó el resultado…

Hasta los 30 minutos del primer tiempo fue todo de Cole. Mariano Barale y Cristian Vergara eran los más claros por las bandas y Híctor Buzzi y Luis Zeballos se hicieron los dueños de la mitad de cancha. El primero en probar al arquero visitante fue Cristian Valdez, pero el disparo se le fue desviado. Y minutos despuís, Vergara sacó un lindo zurdazo que parecía gol. Sin embargo, la pelota se fue besando el ángulo superior derecho de Sergio Matinella que voló simplemente para la foto.

Los de Munro, mediante algunos tiros libres y tiros de esquina (tuvo 11 en todo el partido) estuvieron cerca del primero. La más clara la tuvo Lucio Cereseto, que conectó de cabeza un centro del Zurdo Vergara pero la pelota se fue cerca.

Por otro lado, el local sólo inquietó con un par de centros ya que Oscar Villamayor no aparecía por la buena marca que tenía y Fernando Enrique, por derecha, era lo mejor de su equipo. En tanto, a los 32, Brown avisó lo que se vendría minutos despuís. Facundo Lemmo desbordó por izquierda y el centro fue rechazado con lo justo por la defensa que estaba bien parada.

Al instante, llegó la injusticia. Tras un pelotazo, Gastón Grecco le puso bien el cuerpo a Cesar Leguizamón Arce, el paraguayo no lo pudo aguantar, el delantero se metió en el área y le sirvió el gol a Oscar Villamayor. Los de Adroguí aprovecharon el error y en la primera jugada facturaron. Y más tarde, tuvieron en el segundo con un cabezazo de Grecco que apareció solo en el área chica.

El equipo de Svampa empezó a mostrar desatenciones defensivas pero tenía que reaccionar rápidamente. Y lo hizo. A los 39, Buzzi fue a cabecear una pelota que parecía perdida, le ganó a Ruiz Díaz y el balón le cayó a Cereseto, que aprovechó que la defensa se durmió y definió con mucha clase ante Matinella para poner justicia en el marcador.

Era momento de volver a empezar y encima el panorama para Colegiales se veía alentador porque Brown se quedó con diez. En una jugada en la que Matinella le tapó el segundo a Cereseto, Ruiz Díaz agarró de la camiseta a Zeballos y como ya tenía amarilla, Híctor Paletta le mostró la roja. Quí más se podía pedir. Se venía el entretiempo para poder planificar tranquilos la segunda etapa.

Sin embargo, en una jugada aislada en tiempo de descuento, vino el centro desde la derecha, Grecco cabeceó sin marca en el área y el local se fue a los vestuarios ganando. Si bien Cole tenía un hombre de más, ese gol fue un golpe durísimo. Y encima, a los 8 del segundo, Brown lo terminó de noquear. Tiro libre desde la izquierda, Guillermo Esteban entró solito y liquidó la historia.

Si bien faltaba mucho tiempo, los golpes del local fueron certeros y en los momentos justos. Además, aunque Atilio Svampa tiró toda la carne al asador para ir en búsqueda de la igualdad, el rival se abroqueló bien atrás, los de Munro nunca le encontraron la vuelta al planteo y los de Adroguí, de la mano de Enrique y Lemmo por ambas bandas, generaron situaciones de contra ante una defensa de Cole que nunca dio garantías. Los minutos pasaron y el partido quedó merecidamente en manos de Brown.

De cara al futuro inmediato, hay que mantener cosas y corregir otras. De mitad de cancha hacia adelante, Colegiales está bien. Pero atrás no puede repetir los errores de este partido. Debe recuperar la solidez que tuvo en los encuentros anteriores para aspirar a objetivos importantes. Se viene una seguidilla de partidos, la Copa Argentina y aunque a nadie le gusta perder, siempre es mejor recibir los golpes al principio porque hay tiempo para corregirlos. Brown fue certero y demostró por quí es el único puntero. De las derrotas se aprende, y si Cole corrige las falencias, le puede ganar a cualquiera.

Fuente: zonanortediario.com.ar