Lucas Ghi: “El presidente tomó medidas humanistas y con coraje, preservando la salud y la vida de su pueblo”

El intendente de Morón Lucas Ghi habló con “Aquí no ha pasado nada”, espacio radial de Zona Norte Diario Online. En la charla habló de la situación sanitaria del Municipio ante la pandemia de coronavirus y detalló los ejes de su gestión para lo que viene. Además ponderó el manejo de la cuarentena por parte del gobierno y evaluó que si Mauricio Macri hubiera estado en el gobierno en tiempos de Covid “uno no puede menos que pensar que las cosas nos hubieran salido mal”.

– ¿Cómo está Morón hoy en este contexto?

Como en el resto del conurbano, venimos registrando un proceso de desaceleración de la circulación del virus, desde registros estadísticos altos, con lo cual que hay mucho por descender. Vemos una tendencia que se va consolidando y se ve reflejada en los distintos servicios del municipio: la guardia está menos exigida, las camas de terapia que tuvimos que duplicar y llegaron a estar en un 90%, hoy están en un 70%, el SAME hacía 120 auxilios diarios y hoy está debajo de 70, los hoteles que alquilamos para aislamiento llegaron a tener más de 100 personas, hoy tenemos menos de 30. La curva es efectivamente descendente, pero no hay que relajarse y hay que seguir cuidándose. Tendremos unos meses de convivir con la pandemia, mientras vamos retomando paulatinamente todas las rutinas, sin dejar de tomar las medidas de cuidado.

En ese aspecto, desde el municipio fuimos generando instrumentos y políticas públicas para acompañar a la sociedad por las distintas etapas que atravesamos. Obviamente en los primeros meses tuvimos la necesidad de responder sanitariamente, fortaleciendo el sistema de salud, que logramos duplicar la capacidad. Después se fueron abriendo las actividades, y generamos acompañamiento con créditos, con el acceso al programa de asistencia al trabajo y la producción de la Nación. Luego la actividad deportiva y el protocolo para cada institución. Ahora que nos vamos encontrando en los espacios públicos también generamos una aplicación que se llama Disfrutá Morón, que se baja desde Google Play, en la que te avisa en qué situación está el espacio público al que querés ir. Tiene tres luces tipo semáforo: si consultas y la luz es roja quiere decir que hay mucha gente, si es amarilla es que hay bastante y si es verde es que están dadas las condiciones. Es una herramienta que ayuda a evitar la aglomeración en espacios públicos para ir retomando las actividades pero con cuidado.

– Cuando pase la crisis sanitaria, el daño a la economía va a ser enorme ¿En la postpandemia va a hacer falta un Estado más presente que nunca?

Sí. Eso es así. Vamos a tener algunos problemas que va a resolver la vacuna, pero después tendremos problemas que se resolverán con políticas públicas activas, tendientes a recuperar empleo, a revitalizar el mercado interno y generar el acceso a la inversión. Para eso el rol del Estado es clave, y el presidente lo tiene en claro. Sabe que el rol del Estado a través de las obras públicas y de las políticas vinculadas a la promoción del consumo serán determinantes para la etapa que viene. Buena parte de la dirigencia política lo tiene en claro. Ojalá podamos construir los consensos necesarios, no sólo para la agenda del año que viene sino también para sentar las bases en relación a cuatro o cinco temas: educación, salud, política exterior, trabajo y vivienda. Y bueno, decir “estos son los grandes acuerdos” y poder sostenerlos en el tiempo. Las democracias más desarrolladas lo lograron de ese modo y están dadas las condiciones para que lo intentemos aquí también.

– El diputado Ramón anticipó que presentará un proyecto para suspender las PASO del 2021. ¿Cuál es tu posición respecto a esto?

Hay elementos para afirmar cualquiera de las dos posiciones. Es difícil pensarlo en términos tan ambivalentes como “de algún lado está bien y del otro lado mal”. Si uno se retrotrae a los motivos que nos llevaron a generar las PASO era que había que democratizar la representación, la dirigencia política tenía mecanismos para la selección de candidatos y candidatas poco transparentes. Por eso se decide meter a toda a la sociedad a participar del proceso que era interno en los partidos y de ese modo intentar oxigenar la vida política. Del otro lado te pueden decir que si querés influir en la vida política de un partido afíliate, sé parte, opiná, participá, y también es válido. El año que viene será complejo porque tendremos unos cuantos meses de pandemia, de transición. Si el Gobierno lo evalúa, es porque tiene los elementos para hacerlo. Debería ser en el marco de una discusión genuina y transparente, donde predominen los argumentos por sobre las sobreactuaciones y las exageraciones. No me parece tan reductiblemente clara la posición: amerita opiniones y hay matices. Lo que tiene que primar es el interés general por sobre los particulares.

– ¿Se empieza a activar la agenda de objetivos que se planteaba antes de que aparezca la pandemia?

Sí. Paulatinamente la vamos retomando. Uno de los ejes era el fortalecimiento de los servicios de salud y se pudo hacer. Pero todo lo que tenía que ver con la política habitacional, la política de empleo, la de infraestructura y la educativa, se vio impactado por esta coyuntura. Progresivamente vamos recuperando centralidad en esos temas. Vamos a hacer un anuncio formal contándole a la comunidad los ejes que transitaremos el año que viene, que tiene que ver con el Estado Municipal, muchas veces complementado con la Provincia, Nación y con el sector privado. El 2021 debe ser un año en el que recuperemos el tiempo perdido en el 2020 y ¿por qué no tener expectativas de superar al 2019 que también fue un año particular? El año que viene, el Estado debe tener un rol preponderante en la inyección de recursos y de revitalizar la economía argentina, habida cuenta que se lograron cosas importantes como lo restructuración de la deuda, y que durante los próximos 4 años, la incidencia relativa del pago de intereses va a ser bien baja. Eso es meritorio en el Gobierno, porque permite reorientar esos recursos que se iban al exterior en el mercado interno y eso tiene que terminar impactando en la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas.

– ¿La oposición viene colaborando ante esta situación?

Hay un sector que está más vinculado al liderazgo de Macri, que está poco propenso al diálogo y menos reflexivo. Después hay otro sector con otro carácter, que participa de los encuentros, con los que tenemos más posibilidad de intercambiar. Esperemos que termine imponiéndose este último.

– Ya que nombra al ex presidente, ¿Qué cree que hubiera pasado en el país con Macri ante el coronavirus?

Me parece que más allá de la subjetividad está claro que en cuanto a lo sanitario en 4 años hubo un proceso de desinversión muy notorio. Lo más emblemático de ese proceso de postergación de la salud pública fue la degradación del ministerio a una secretaría. Eso no es nominal, implica en qué lugar de presupuesto se ubica, qué relevancia institucional tienen las medidas que se toman desde ahí y qué tipo de liderazgo se genera para las provincias. Me parece que se devaluó la salud en estos 4 años y de habernos conducidos en estos procesos, si bien es algo contra fáctico, uno no puede menos que pensar que las cosas nos hubieran salido mal. El presidente tomó medidas humanistas y con coraje, preservando la salud y la vida de su pueblo. Obviamente no es una medida con impacto inocuo, pero no es menos cierto que los países que no tomaron estas medidas tampoco tuvieron economías florecientes y pujantes. Se ve en Brasil, Estados Unidos y México por ejemplo, que tuvieron otras reacciones y el golpe a su economía es igual o más grave.

– La última, ¿Cómo ve situación del aeropuerto de El Palomar y la posibilidad de que Fly Bondi cierre?

Es un proceso que está en curso. Hicimos saber nuestra opinión. Como municipio creemos que son más impactos positivos que negativos de esta actividad. Se lo hicimos saber al ministro de transporte y a las autoridades. También transmitimos la importancia de sostener los puestos de trabajo, aunque nos garantizan que eso está salvaguardado. Seguiremos llevando nuestro testimonio a cada lugar en el que podamos expresarlo. Morón tiene una expectativa de desarrollo en cuanto a la actividad aeronáutica. Tenemos dos pistas áreas de más de 3000 metros cada una, tres escuelas secundarias con orientación a la aeronáutica, una carrera universitaria como es la ingeniería aeronáutica, tenemos un polo industrial en una de esas bases. De modo que el futuro indudablemente está asociado a la actividad aeronáutica, pero la última palabra la tiene el Estado Nacional. No vamos a vacilar en hacer todo lo que esté a nuestro alcance para conservar el empleo, pero descarto que el Estado Nacional tomará la decisión que mejor represente al interés general.

Fuente: (www.zonanortediario.com.ar)