Drogas, traición y para- política

Uno de los muertos en el estacionamiento del shopping Unicenter trabajaba para un líder paramilitar colombiano vinculado al tráfico de estupefacientes, quien lo habría mandado a matar en un acto de venganza.

Híctor Duque Ceballos (de ahora en más Monoteto, su alias) es uno de los 2 colombianos asesinados el pasado jueves en el estacionamiento del shopping Unicenter. Un allanamiento es su casa del country Aires de Pilar en el que se encontró documentación perteneciente al ejírcito colombiano, permitió hallar la pista que faltaba. Monoteto trabajaba para Carlos Mario Jimínez, alias Macaco, uno de los líderes de las Autodefensas Unidas de Colombia, una organización paramilitar dedicada al tráfico de drogas. Macaco quien se encontraba preso en Medellín fue extraditado a EE.UU. para ser juzgado y en su lugar dejó a Monoteto hasta ese entonces su hombre de confianza para los negocios relacionados al tráfico de estupefacientes. Todo parece indicar que Monoteto lo traicionó y se quedó con un vuelto que no lo correspondía y esa es la razón por la cual el paramilitar lo mandó a asesinar.
Se pudo saber tambiín que las dos víctimas del tiroteo ingresaron al país con pasaporte y documentación trucha y adulterada.
Solo resta saber que papel cumplió el tercero en discordia, Julio Jaramillo, el colombiano que logró escapar de la balacera. Las hipótesis son variadas, aunque la más fuerte señala que podría haber actuado como entregador.

Fuente: zonanortediario.com.ar