El Congreso le presta un espacio a la secta Moon

Es para que se realicen los seminarios por el encuentro internacional liderado por el reverendo Moon; un diputado tucumano habría sido quien logró que el Congreso decida ceder el Auditorio de Diputados; las reuniones arrancaron ayer y concluirán hoy.
Los integrantes de la secta Moon consiguieron que el Congreso les prestase un lugar gratuito para realizar su encuentro internacional de este año. La reunión, liderada por el reverendo norcoreano Sun Myung Moon, empezó ayer en la Calle Riobamba y terminará hoy cuando se elijan veinte “Embajadores para la paz”. Serán distinguidos, como lo fue Juan Carlos Bloomberg hace tres años.

El diputado kirchnerista Alberto Herrera habría sido el que pidió la sala para que la secta pudiera realizar su encuentro. Llama la atención que el Congreso haya aceptado ceder un espacio público para la secta de Moon, que estuvo preso en Estados Unidos acusado de evadir impuestos. El reverendo tambiín fue acusado de traficar armas, de manipular a sus seguidores y de participar en actividades anticomunistas en la Guerra Fría. Todas acusaciones que Sun Myung Moon siempre negó, afirmando ser objeto de una persecución religiosa. Ayer, el secretario general de la Federación para la Paz Universal, Miguel Werner, explicó que el diputado Alberto Herrera es "Embajador para la paz" desde el año pasado.

La anterior reunión de la secta realizada en nuestro país fue en el año 2005, aquella vez en el Hotel Sheraton. Durante ese encuentro, el entonces presidente Nístor Kirchner fue invitado por la Federación para la Paz Universal (UPF) , que, al igual que la Federación Interreligiosa e Internacional para la Paz Mundial, auspicia el encuentro y forma parte de la Unificación de Moon. Si bien Kirchner no pudo asistir, envió un asesor.

Esta vez, la secta invitó a funcionarios del Gobierno nacional y del porteño, de las provincias, diputados, senadores, y embajadores a la conferencia que se realiza en el Auditorio de la Cámara de Diputados. Pero en el día de ayer, ninguno de los invitados fue visto en el encuentro.
A pesar del beneficio del lugar para realizar los seminarios, Miguel Werner afirmó que "Argentina es para nosotros peor que la Inquisición. Somos perseguidos injustamente".

La secta tiene oficinas en Argentina, pero existen más adeptos a Moon en Paraguay y en Uruguay. En el año 2000 el reverendo compró campos correntinos y lanzó su diario Tiempos del Mundo, que hoy sólo se edita bajo formato digital.

Fuente: zonanortediario.com.ar