Cristina recibió en Olivos a la cúpula de la CGT y analizaron las perspectivas económicas para 2010

Fue en el marco de un almuerzo en la residencia de Olivos del que participaron, además, ministros del gabinete y legisladores nacionales. Según fuentes sindicales, no hubo un pedido colectivo de la CGT "aunque si existieron algunas solicitudes individuales de algunos gremios por temas puntuales".
Del encuentro, que se realizó en el comedor de la residencia presidencial, participaron además del líder de la central obrera, Hugo Moyano; el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; los ministros de Planificación Federal, Julio De Vido; de Trabajo, Carlos Tomada; de Economía, Amado Boudou; de Industria; Díbora Giorgi; de Interior, Florencio Randazzo y de Salud, Juan Manzur.

Tambiín, asistieron el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; el ministro de Agricultura, Julián Domínguez y el diputado nacional Nístor Kirchner.

Además, estuvieron los dirigentes sindicales, Antonio Caló, Jorge Viviani, Híctor Daer, Armando Cavallieri, Oscar Lescano y Juan Carlos Smichd, así como los legisladores de extracción sindical Híctor Recalde, Octavio Argüello, Antonio Alizegui, Carmen Nebreda y Guillermo González.

En la mesa principal, además de la presidenta, se ubicaron Moyano, Viviani, Cavallieri, Caló, Lescano, Gerardo Martínez, Jorge Pírez Tamayo, Recalde y Josí Luis Lingieri, según informaron fuentes oficiales.

Antes del almuerzo, la presidenta realizó durante alrededor de unos 15 minutos, un balance de la gestión gubernamental a lo largo de un año.

Fuentes sindicales informaron que, durante el almuerzo que consistió en empanadas y asado, no hubo un pedido colectivo de la CGT, "aunque si existieron algunas solicitudes individuales de algunos gremios por temas puntuales".

Tras al almuerzo, el primer funcionario que se retiró de Olivos fue el ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien calificó de "muy bueno" el encuentro con los dirigentes sindicales.

Randazzo confirmó que en la reunión "no se habló sobre el Consejo Económico Social" y que, hasta el momento, se presentaron "evaluaciones" acerca de las medidas que permitieron "mantener el empleo" en la Argentina.

Por su parte, el titular del gremio de los trabajadores judiciales, Julio Piumato, tambiín calificó la reunión de "excelente", al tiempo que confió que "no se habló de temas puntuales".

"Fue una reunión de confraternidad", expresó a la prensa el secretario de Derechos Humanos de la CGT al salir de la residencia Presidencial.

Otro de los participantes del prolongado almuerzo, el metalúrgico Antonio Caló, precisó que "fue una reunión como debe ser entre la presidenta y el sindicalismo en esta ípoca del año.

Fue una reunión de camaradería y no de trabajo"• Acerca de si hubo alguna solicitud de Cristina Kirchner o de la CGT, Caló sostuvo que "hoy no era un día como para hacer pedidos, para eso existen otros tiempos" Consultado sobre si era posible la unidad en la CGT, teniendo en cuenta que concurrieron con Moyano a Olivos dirigentes que se encuentran distanciados de la central obrera, Caló dijo que "siempre existe esa posibilidad y fíjense que aquellos que no concurren a las reuniones no fueron reemplazados".

Por su parte, el diputado nacional Híctor Recalde sostuvo que "fue una charla muy amena, muy cordial y como dijo la presidenta `familiar`, por el grado de compañerismo que existe con el movimiento obrero".

"Se habló como en cualquier mesa familiar. No se tocaron los temas políticos y la presidenta señaló que estamos creciendo y que se va a profundizar el modelo", destacó el legislador nacional.

Finalmente y ante una consulta, Recalde tambiín negó que durante el almuerzo se haya hablado de la puesta en marcha del Consejo Económico Social".

Fuente: zonanortediario.com.ar