El partido que ganaron los Derechos Humanos

A 30 años de Argentina-Holanda del mundial 78; se realizó un homenaje a los desaparecidos que incluyó; una marcha desde la ESMA hasta el estadio de River donde se disputó un partido de fútbol seguido por un espectáculo musical.

Ayer fue una jornada para la memoria y el homenaje a los 30.000 desaparecidos. A 30 años del campeonato que la Selección Argentina obtuvo en 1978 derrotando a Holanda, se disputó la otra final. El encuentro comenzó temprano en la ex ESMA (Escuela Mecánica de la Armada), hoy Museo de la Memoria. Allí se dieron cita agrupaciones de derechos humanos y familiares de víctimas del terrorismo de estado que marcharon portando una bandera con los rostros de los desaparecidos hacia el estadio de River. Se podía divisar varias organizaciones y partidos políticos entre los que se destacaban La Cámpora (los más eufóricos con banderas y cánticos incluidos), Proyecto Sur (el partido de Pino Solanas) y la Federación de Tierras y Viviendas de Luis D’Elia quienes eran los más numerosos.
El partido de fútbol comenzó a las 15:30 con dos combinados entre los que se mezclaban jugadores de la selección sub 20, militantes, y las figuras del 78. Entre estos últimos se encontraban Luque, Houseman y Villa. El cotejo culminó con un simbólico 1 a 1, donde nadie perdió. Al partido le siguió un espectáculo musical que comenzó con el Flaco Spinetta interpretando sus clásicos.”Seguir viviendo sin tu amor” fue el más coreado por la gente. Le siguieron diversos músicos destacándose la folclorista Liliana Herrero, poseedora de una voz inigualable y el siempre vigente Horacio Fontova con sus destellos de humor y canciones de protesta. Cuando caía la noche subió el uruguayo Viglietti que propuso “Desalambrar” canción de autoría propia que reivindica la reforma agraria. El momento del baile llegó con Arbolito y cuando la niebla cubría el campo de juego apareció la Bomba de Tiempo, una agrupación de percusión que cerró el acto.
Cabe destacar la organización del espectáculo que fue impecable, la colaboración de los artistas, jugadores y además los discursos leídos, donde no faltaron escritos de Juan Sasturain y el director tícnico Ángel Cappa. Una buena ocasión para no olvidar; como dice el tema musical “Si no existe la memoria, todo lo nuestro es suicida”.

Fuente: zonanortediario.com.ar