Detuvieron a cuatro policías-ladrones en el partido de Escobar

Cuatro oficiales de la policía de Escobar fueron detenidos tras una investigación realizada por sus propios jefes, acusados de integrar una banda que se dedicaba a asaltar a mano armada viviendas y comercios.
Fuentes judiciales y policiales informaron que los arrestos se realizaron ayer, luego de una investigación iniciada hace aproximadamente 15 días, tras la denuncia de un policía que advirtió manejos turbios de dinero y actitudes extrañas por parte de algunos de sus compañeros.

Los voceros dijeron que los policías apresados son cuatro oficiales que se desempeñaban en las seccionales 1ra. y 2da. de Escobar y en el Grupo de Apoyo Departamental (GAD) y habían ingresado a la fuerza hace tres años, luego de tres meses de instrucción.

Algunos de ellos, explicaron los informantes, cumplían roles importantes y "clave" dentro de las dependencias, ya que estaban como jefes de guardia y recepcionaban los llamados o intervenían en la primera instancia de los hechos denunciados.

Uno de los policías fue detenido en momentos en que, junto a su hermano -tambiín apresado en la causa-, se disponía a asaltar una agencia de quiniela de Escobar.

Los voceros detallaron a Tílam que los otros tres efectivos fueron atrapados en sus lugares de trabajo, por orden de la fiscal de Escobar que instruye la causa, María Paula Gaggiotti.

La causa se inició hace unos 15 días, cuando un policía acudió a su jefe para advertirle que había visto movimientos extraños de dinero y notables cambios en el nivel de vida de algunos de sus compañeros, por lo que sospechaba que se estaban moviendo en el circuito ilegal.

Con algunos datos aportados por ese informante, el jefe de la Departamental Zárate-Campana, Mario Caballero, acudió ante la fiscal Gaggiotti, radicó una denuncia e inició una pesquisa interna, para la cual convocó a todos los jefes de zona de la fuerza, con años de servicio y de su confianza, con el fin de evitar que se filtrara información.

El grupo de pesquisas policiales, integrado por cerca de 30 comisarios, llevó adelante, con control de la fiscalía, numerosas diligencias, que incluyeron seguimientos, escuchas telefónicas y filmaciones, en base a las cuales se obtuvieron datos sobre la banda.

Según las fuentes, se trataba de un grupo criminal integrado por cuatro policías y el hermano de uno de ellos que desde hacía aproximadamente dos meses cometía asaltos a mano armada en viviendas y comercios de Escobar e Ingeniero Maschwitz.

A la banda se le adjudican al menos el asalto a una casaquinta de Ingeniero Maschwitz, un corralón de materiales de la misma zona, una agencia de lotería en Belín de Escobar y el frustrado ayer por la policía, en otra casa de juegos de azar.

Las fuentes dijeron que el grupo se movía como "una banda criminal" y aseguró que estos policías "son delincuentes que la propia fuerza se encargó de depurar".

"Son chorros y, si están en la otra vereda, hay que mandarlos presos. Además, por el tipo de hechos que hacían, podría haber ocurrido una desgracia en cualquier momento", dijo a Tílam un jefe policial que participó de la pesquisa.

En tanto, la fiscal de la causa además de imputarlos por los hechos, los acusó de conformar una asociación ilícita, ya que en la causa se reunieron pruebas sobre los encuentros que la banda tenía asiduamente para planear los golpes, algunos de los cuales no llegaron a concretar al surgir imprevistos o inconvenientes de último momento, dijeron las fuentes judiciales.

El operativo final, que llevó luego al arresto de todos los sospechosos, se realizó ayer en el centro de Escobar, cuando policías encubiertos se ubicaron en cercanías de un negocio que, según habían establecido, la banda planeaba asaltar.

Las fuentes relataron que un auto se estacionó a metros del comercio y bajó un hombre armado que ingresó con fines de robo.

Antes de que llegara a concretar el asalto, el delincuente fue detenido en flagrancia, al igual que su hermano, que se hallaba en auto de apoyo y que resultó ser un policía.

Tras ese operativo, fueron apresados en sus puestos de trabajo los otros tres efectivos sospechosos, cuyos domicilios fueron allanados y, según las fuentes, en su poder se halló material probatorio de los delitos investigados.

Los detenidos quedaron a disposición de la fiscal, que tiene previsto indagarlos durante la jornada y someterlos en los próximos días a ruedas de personas para ver si son reconocidos por las víctimas de los asaltos.

En tanto, Asuntos Internos del ministerio de Seguridad bonaerense inició un sumario interno y desplazó de sus puestos al personal involucrado.

Fuente: zonanortediario.com.ar