Platense: con el alma en Saavedra y el corazón en Vicente López

Telam, Rosario, 31 de enero de 2021: Platense alcanzó esta noche el ascenso a Primera División, al superar en la tanda de los penales (4-2) a Estudiantes de Río Cuarto, en la final del Reducido de la Primera Nacional, jugada en el estadio Marcelo Bielsa, de la ciudad de Rosario. Foto: Sebastián Granata/cf/Telam

Con el alma en Saavedra, lugar en el que se cimentó geográficamente, y el corazón en Vicente López, localidad bonaerense en la que tiene hoy su residencia, el club Platense está de festejo, tras regresar a Primera División, luego de 22 años de ausencia.

La victoria en la tanda de los penales ante Estudiantes de Río Cuarto (4-2), en cancha de Newell’s, representó coronar una campaña en la que el equipo del DT Juan Manuel Llop se mantuvo invicto, condición importante para apoderarse del segundo ascenso a la máxima categoría del fútbol local.

Identificado como una de las instituciones que participó en el comienzo del fútbol profesional (1931), la historia del ‘Calamar’ se originó, curiosamente, en el Hipódromo de Palermo, a partir de la iniciativa de unos jóvenes que residían en Recoleta. Conjunción de barriadas en esa fecha histórica.

Un 25 de mayo de 1905, un grupo de muchachos asistió al coliseo del turf y le apostó en el Gran Premio Internacional al caballo Gay Simon, que finalmente se quedó con la victoria. Los boletos jugados generaron dividendos y los amigos ya tenían el dinero suficiente como para fundar su club.

De este modo, el nombre elegido fue Platense, en homenaje al stud, y el color marrón, tonalidad imperante en la camisa del jockey ganador, se impuso para la camiseta.

Tuvo el primer estadio en la llamada Plaza Japonesa (hoy Parque Thays), en las cercanías del cementerio de la Recoleta. Pero luego se mudó a Blandengues (avenida del Libertador) y Manuela Pedraza, en la zona de Núñez.

De allí encontró locación que parecía definitiva en el histórico escenario de Manuela Pedraza y Crámer, enclave en donde Núñez se confunde con Saavedra y viceversa.

Los primeros años en el profesionalismo entregaron campañas regulares, tirando a discretas. Recién en 1949, el conjunto ‘calamar’ consiguió el tercer puesto en el certamen, detrás de Racing (campeón) y River (escolta).

Dos años más tarde, en una gira por Italia, un equipo obtuvo una resonante victoria en un amistoso ante el Milan en el propio Giuseppe Meazza (3-2), con dos tantos de Federico Geronis y otro de Omar Cuello.

En 1955 descendió por primera vez a la Primera B y regresó al círculo privilegiado en 1964, tras vencer en la final a All Boys por 2-1, en una cancha de San Lorenzo repleta por 50 mil espectadores.

En el Metropolitano 1967, con Angel Labruna como DT, alcanzó una meritoria clasificación a semifinales, en donde fue eliminado por Estudiantes de La Plata, que le ganó un recordado encuentro por 4-3. Dos años más tarde hubo un recordado éxito ante River en el Monumental (4-0), con destacadas labores de Carlos Bulla, Néstor Subiat y Oscar Valdez.

En 1971 no sólo perdió la categoría y regresó al ascenso sino que fue desalojado de su casa de Manuela Pedraza y Crámer. Empezó el peregrinaje de actuar como local en canchas como las de Atlanta o San Lorenzo.

Precisamente, en el Viejo Gasómetro de Boedo, en 1976, Platense volvió a Primera, tras superar a Villa Dálmine (1-0) y adjudicarse la primera rueda del campeonato de la B de ese entonces.

El retorno a la máxima división aportó, indudablemente, recuerdos perdurables en el hincha del ‘Marrón’. Es que durante tres campeonatos consecutivos (1977, 1978 y 1979), Platense eludió el descenso en forma cuasi milagrosa, obteniendo triunfos claves en las últimas jornadas. En 1979, el club inauguró el estadio Ciudad de Vicente López, ubicado a la vera de la General Paz.

Por aquellos años, los simpatizantes ‘calamares’ enarbolaban como símbolo de jactancia ese cantito que decía: “Todos nos llaman el fantasma del descenso/pero Platense de Primera no se va/todos los años aparece un ‘pichi’ nuevo/ que al descenso tenemos que mandar”.

En el Metropolitano 1980, bajo la batuta del DT Vladislao Cap, el equipo finalizó tercero, con valores de la talla de Carlos Biasutto, Jorge Guyón, Horacio Magalhaes, Eduardo Anzarda y del goleador Miguel Angel Juárez.

Años después, en 1986, consumó otra salvación milagrosa del descenso. Primero superó como visitante a River (3-2), con triplete de Miguel Angel Gambier, lo que forzó un desempate ante Temperley. En el encuentro extra con el ‘Celeste’ hubo triunfo 2-0 en cancha de Huracán y objetivo cumplido.

Platense se mantuvo en Primera hasta 1999, cuando una derrota 3-0 como local ante River lo condenó a la B Nacional. Desde allí no pudo regresar al máximo escalón del fútbol local hasta esta noche, cuando se abrazó a la gloria en Rosario.

Julio Cozzi, Gregorio Esperón, Enrique Topini (más partidos en el club con 324), Subiat, Bulla, José Luis Petti, Marcelo Espina, Juan Amador Sánchez, Claudio Spontón y Carlos Alfaro Moreno son algunos de los jugadores símbolos que vistieron la casaca del ‘Marrón’. El goleador histórico es Daniel Vega, con 86 conquistas, y un emblema artístico es el inolvidable cantor de tangos, el fallecido Roberto ‘Polaco’ Goyeneche.

Fuente: (www.zonanortediario.com.ar / Télam)

loading...