Candidatos y vecinos denuncian fraude en las elecciones del Barrio San Isidro

En el día de ayer se debían elegir autoridades en el Barrio San Isidro, complejo de monobloks ubicado atrás del supermercado Carrefour en la localidad de Boulogne.Dicho barrio venía siendo administrado por el Señor Ariel Renedo, duramente cuestionado por muchos vecinos del Barrio por su falta de transparencia en la administración. El mandato estaba vencido hacía más de dos años y se debió dar intervención a la justicia para poder convocar a una asamblea a fin de regularizar los mandatos y renovar autoridades.

Ante tantas sospechas de mala administración y la posibilidad cierta de perder las elecciones, Renedo buscó protección haciendo campaña en las últimas elecciones al lado de los candidatos del Frente para la Victoria, encabezados por Santiago Cafiero, y varios referentes de la Agrupación Kirchnerista La Campora.

Convocada la elección para desarrollarse este viernes 28/10, a partir de las 10 horas, muchas fueron las irregularidades detectadas. Una de las candidatas a administrar el consorcio, la Contadora Rosana Bertolin, denunció entre otras anomalías: falta de presentación en tiempo y forma de rendiciones de cuentas (causal estatutaria para impugnar a un candidato), serias anomalías en la confecciones de los padrones que impedían la participación de vecinos en forma arbitraria, incumplimiento de plazos, agregados irregulares de votantes, no dar las boletas; entre otras.

A pesar de ello cientos de vecinos se presentaron a participar y ante la probable derrota, en forma arbitraria e irracional el Juez a cargo de la convocatoria (el Dr. Alfredo Anibal Villatta, a cargo del Juzgado Civil y Comercial 22 de La Plata) autorizó a una supuesta delegada del Instituto de la Vivienda Provincial a votar por el equivalente a casi 150 unidades funcionales.

Para los vecinos y demás candidatos, de aceptarse el voto del Instituto, ligado políticamente al administrador cuestionado, permitiría a este obtener votos para continuar a cargo de una administración fuertemente cuestionada por la mayoría del barrio. Llama la atención esta postura que desvirtúa el voto y la participación vecinal, dado que tanto la justicia como el Instituto de la Vivienda deberían estar para garantizarla y no para distorsionarla o condicionarla.

Muchos de los vecinos que se movilizaron soportando más de nueve horas, con calor y cansancio se indignaron por el intento de esta medida que vieron como injusta. Sintieron que el Estado –sea a travís del Juez o del Instituto de la Vivienda- terminaban protegiendo a una administración que ellos cuestionan.

A pesar del pedido de otros postulantes de no autorizar tales votos o en su defecto permitir la fiscalización y la posibilidad de impugnación de los mismos, el Juez les negó ambas peticiones.

Ante la fuerte presión vecinal, cerca de la 19:30 horas el Juez decidió labrar un acta de cierre de la urna, la cual se lacró para resolverse en las próximas 48 horas que hacer con el pretendido derecho de voto del Instituto, que los demás candidatos y vecinos denuncian como cómplices de Renedo.

Se verá como sigue esta elección, lamentablemente ya deslegitimada por tantas irregularidades. Los demás candidatos y vecinos expresaron su temor a que se pretenda seguir insistiendo con el voto del Instituto para favorecer a Renedo, como tambiín las lógicas dudas de que no se violente la urna y el resultado. Exigieron poder fiscalizar la apertura de las urnas.

Sin duda una clara arbitrariedad contraria al respeto a la participación vecinal y ciudadana con la que muchos políticos se llenan la boca.

Fuente: zonanortediario.com.ar