Aerolíneas ahora sí, Argentinas por Ley

El Senado aprobó ayer por amplia mayoría la Ley de Reestatización de Aerolíneas Argentinas y Austral; la normativa no estipula el monto de la operación ni quiín se hará cargo de los 890 millones de dólares que adeuda Marsans, el grupo español que posee la mayoría accionaria de las empresas.
El proyecto de ley, que contaba con media sanción de la Cámara de Diputados, establece que el Estado Nacional rescatará a las compañías, que se encuentran en un virtual estado de quiebra, comprando las acciones de ambas. De esta manera, la actividad aerocomercial es declarada como servicio público.
A su vez, la norma acota los alcances del acta acuerdo firmada por Ricardo Jaime, secretario de transporte, y Marsans. Ésta convenía una doble valuación de las empresas, una realizada por el Estado y otra por la empresa española. En caso de no coincidir ambas tasaciones, se recurriría a una consultora externa para que dirima y su dictamen sería inapelable. De acuerdo a la ley aprobada ayer, la valuación será llevada a cabo unilateralmente por parte de un Tribunal de Tasación de la Nación y no se admitirá la intervención de los tasadores propuestos por el grupo español.
Alrededor de diez horas de debate en el Senado resultaron en 46 votos positivos contra 21 negativos. Entre los oradores oficialistas, se argumentó la necesidad de mantener los servicios de transporte, de carga y de correo aíreos. El titular de la Comisión de Infraestructura, Vivienda y Transporte, el justicialista Eric Calcagno, expresó que, a su entender, el plan oficial garantiza que se “siga brindando un servicio público e impide que se destruya” la aerolínea de bandera.
La oposición, por su parte, esgrimió que, con la reestatización de Aerolíneas Argentinas y Austral, el Estado deberá hacerse cargo del pasivo que arrastra Marsans y acusó al gobierno por la “falta de control” a la gestión de dicho grupo. Además, reclamó la creación de una comisión que investigue las causas que llevaron al colapso operativo de ambas aerolíneas.
La decisión del Senado fue altamente festejada por los gremios que agrupan a los trabajadores de las empresas, que esperaban el resultado frente al Congreso. A ístos atribuye Marsans la crisis, que, según declaró, es el resultado de una política de “hostigamiento” del gremio de los pilotos.

Fuente: zonanortediario.com.ar