Miles de abuelos, hijos y nietos coparon Puerto Libre en San Isidro

La lluvia amagaba con empañar los festejos de “Juventud Prolongada”, pero nada de eso sucedió; y así, una multitud de abuelos, hijos y nietos coparon el pasado domingo el centro recreativo para la tercera edad Puerto Libre; allí celebraron el Día de la Familia en una tarde llena de música, juegos, baile y alegría.Cabe destacar que el Programa de la Municipalidad de San Isidro “Juventud Prolongada” lleva más de dos dícadas y está dedicado a mayores de 60 años, para que justamente ellos disfruten de múltiples actividades sociales, culturales, deportivas y recreativas. De esta forma, obtienen resultados altamente positivos en su calidad de vida y autoestima.

Como es habitual, participó de la celebración el intendente de San Isidro, Dr. Gustavo Posse. Tambiín estuvo presente el secretario de Desarrollo Social de la Comuna, Mario Alonso, y el director de Tercera Edad, Antonio De Pasqua, entre otros.

Tras saludar afectuosamente a los abuelos, el jefe comunal hizo un recorrido por algunas obras que se están realizando en el predio, tales como la construcción de una sala de computación en la que ya se encuentran inscriptos más de 400 abuelos; y un salón de usos múltiples.

Además, cerca del natatorio, se presentó el flamante consultorio “Dr. Melchor Angel Posse” para que los socios puedan acceder de una manera ágil a revisaciones mídicas.

“Disfruto mucho cuando veo a las familias de los abuelos que vienen a conocer y compartir las actividades artísticas que ellos desarrollan diariamente en Puerto Libre. Por eso, es un gusto grande para mi venir aquí; ya que es una fiesta de toda la familia”, resumió Gustavo Posse desde el escenario montado en el medio del predio.

“Por otro lado, quiero agradecerles la iniciativa que tuvieron en ponerle al consultorio en nombre de mi padre Melchor Posse. Tambiín recorrí lo que será la sala de computación que tendrá como fin insertar a la tercera edad en nuevas tecnologías”, añadió el intendente de San Isidro, al momento que empezó a caer una leve llovizna.

Sin embargo, minutos despuís el sol se hizo presente otra vez y la fiesta continuó. Mientras los más grandes se divertían jugando al tejo – actividad de la que fugazmente participó el intendente lanzando un disco de madera – los más chicos disfrutaban alegremente de los castillos inflables y de los payasos que deambulaban por el verde del lugar arrancando sonrisas a la gente.

En otro rincón, el folclore era el centro de atención. Vestidos con ropa típica gauchesca cientos de abuelos bailaron esta danza sin parar. Tampoco faltaron las muestras de baile de tango y salsa.

Asimismo, en una actividad conjunta para padres, abuelos y nietos se armaron paracaídas con tela de friselina. “La idea es unir generaciones y experiencias, rescatando así valores de la familia”, explicó Milo Berón a cargo del taller de entrenamiento cerebral en Puerto Libre.

El cierre de los festejos estuvo a cargo del cantante Richard Santos y el grupo de música tropical “Tito re piola”.

Fuente: zonanortediario.com.ar