Aprueban los balances, pero con voto negativo del representante del Estado

La Asamblea de Accionistas de Aerolíneas Argentinas aprobó hoy, con el voto mayoritario de la empresa Marsans y el voto negativo del Estado, los balances del 2007 y del primer semestre del 2008 de la compañía, informaron fuentes gremiales y accionistas.
La discusión por el valor de la empresa aírea y su traspaso al Estado pasó a cuarto intermedio hasta el 12 de noviembre, cuando se analizarán cuestiones vinculadas con el patrimonio de la compañía.

Rodolfo Casalli, representante de los empleados en su rol de titular del Comití Ejecutivo del Programa de Propiedad Participada, se pronunció en contra de lo resuelto este mediodía por la Asamblea de accionistas.

"Nuestra posición no pudo ser aprobada porque Marsans maneja el 95 por ciento de las acciones de la empresa, pero hicimos reserva de objetar en la justicia el balance que se aprobó", explicó Casalli.

Con todo, Casalli dirigió sus expectativas hacia una reunión que podría concretarse hoy entre el directorio de transición de la empresa y el secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime.

"Esto no afecta el proceso de reestatización, sino que abre un paríntesis, y la decisión se va a tomar en una negociación política", amplió Casalli, para quien esta "especie de prórroga" fue fijada por el accionista mayoritario "para seguir negociando".

"Lo que pasó es que no se llegó a un acuerdo sobre el valor de la empresa, y como Marsans se quiere ir del país con plata, antes de que se caiga el acta-acuerdo, impuso esta forma de seguir negociando", planteó el titular de APA, Eduardo Llano.

Llano no descartó que el acta-acuerdo sea "prorrogada hasta el 12 de noviembre", dado que hoy venció el plazo estipulado en julio pasado para resolver la reestatización de Aerolíneas.

Esta tarde, trabajadores nucleados en la Asociación de Personal Aeronáutico (APA), la Asociación de Pilotos de Líneas Aíreas (APLA), la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) y la Unión Personal Superior Aeronavegantes (UPSA) se reunirán para debatir quí pasos tomarán.

Llano dejó abierta la posibilidad de que los gremios realicen un "boicot" a las empresas con capitales españoles que operan en el país.

"Podríamos impedir la salida de cada uno de los vuelos de las tres aerolíneas españolas que funcionan en el país, como hicimos con Iberia en el 2001", insistió Llano.

Dijo que la intención de los gremios es "obligar a que Marsans y el Estado español se hagan cargo del descalabro que produjeron en el país".

Fuente: zonanortediario.com.ar

loading...