"El cepo es una medida parche para no hacerles frente a los problemas"

Marco Lavagna, economista e integrante del equipo económico del Frente Renovador, señaló sobre la imposibilidad de comprar moneda extranjera: "La pírdida de los pilares del modelo productivo que permitieron salir de la crisis del 2001/02 y las inconsistencias de la política económica, con la negación de la inflación como principal problema, llevaron a una acumulación de desequilibrios que confluyeron en una pírdida de reservas cada vez más acentuada. La implementación del cepo cambiario fue la primera respuesta del gobierno a este fenómeno; el cepo busco actuar sobre las consecuencias y no sobre las causas, es decir, una medida parche para no afrontar los verdaderos problemas de la economía".En este sentido agregó: "Esto lo hace una herramienta precaria, ineficiente y dependiente de restricciones cada vez mayores. Por un lado, como lógicamente los problemas de fondo persistieron, e incluso se agravaron, hoy tenemos una economía de aguda incertidumbre, donde persisten tanto la fuga de capitales, por distintas vías, como las presiones sobre el tipo de cambio. Por otro lado, como el mero ataque de los efectos y no de las causas de los problemas de fondo lleva indefectiblemente a un círculo vicioso de nuevas medidas que restrinjan los canales por donde la realidad busca aflorar, en la actualidad el creciente intervencionismo llega al punto de restricciones al libre acceso a los insumos básicos requeridos por el aparato productivo".

Lavagna señala que las consecuencias de ese circuito hoy están a la vista con una economía estancada, sin inversión, elevada inflación y destrucción de puestos de trabajo y propone "para desandar este camino es necesario volver a tener a la confianza y la certidumbre como eje central. Para ello la prioridad sigue siendo reconocer y atacar la inflación, raíz de todos los desequilibrios, y el camino es trazar lineamientos económicos consistentes y sustentables que busquen recuperar los pilares perdidos: solvencia fiscal, política monetaria prudente, equilibrio externo y mercado interno como motor del crecimiento. La recomposición de las reservas y la desactivación de las expectativas de devaluación no surgirán por decreto sino como resultado de políticas coherentes".

"El Estado debe dejar de ser un factor obstaculizador del desarrollo, debe volver a una economía donde había alto crecimiento y baja inflación sin leyes de abastecimiento. El rol del Estado, en cambio, debe acentuarse en la adopción de Políticas económicas, dictado de leyes y marcos sectoriales, que generen inversiones e influjo de capitales en sectores como energía, comunicaciones construcción, sectores agropecuarios e industriales, turismo, minería, etc."

Por último el economista recuerda que "Se debe encontrar una solución negociada con el 7% de los tenedores de títulos que no ingresaron al canje: Argentina debe volver a los mercados de crídito internacional, debe fomentar el potencial exportador de nuestro país es la clave para poder simultáneamente encarar la agenda del desarrollo y evitar la excesiva dependencia del crídito externo. Para ello, las políticas específicas deben estar enmarcadas en un replanteo de la inserción que se busca como país en los mercados internacionales. Todo esto permitirá a la argentina recomponer rápidamente sus reservas internacionales en el marco de una Economía previsible con inversión y con un Mercado Único y Libre de Cambios".

Fuente: zonanortediario.com.ar