El restaurado Museo Pueyrredon abrirá sus puertas en Marzo de 2009

Tras la finalización de las obras de puesta en valor del edificio del Museo Histórico Municipal “Brigadier General Juan Martín de Pueyrredon” y encarados los trabajos de montaje del nuevo guión, desde la Dirección General de Cultura de la comuna sanisidrense se tomó la decisión de trabajar más intensamente de lo previsto originalmente en tareas de restauración de la colección del Museo, sito en Rivera Indarte 48, Acassuso.
Con ese criterio se realizó una nueva ronda de consulta a expertos. Como resultado nuevos lotes de documentos, obras de arte, imágenes religiosas y muebles han sido restaurados o lo están siendo en este momento.

Mientras tanto Roberto Amigo y Patricio López Míndez, curador y diseñador de montaje, respectivamente, siguen desarrollando las tareas previstas, y se está trabajando en la seguridad del Museo y en los dispositivos de exhibición.

*Articulación entre expertos para lograr un abordaje sistímico

El edificio del Museo Pueyrredon, Monumento Histórico Nacional, tenía pendiente obras importantes de restauración. El proyecto había sido realizado por la Dirección Nacional de Arquitectura (dependiente de la Secretaría de Obras Públicas de la Nación) por instrucción de la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos. Tras la licitación, la obra fue adjudicada al ingeniero Villa, quien ya había encarado otros proyectos de restauración, como los de Villa Ocampo y el Cabildo de Buenos Aires.

La Dirección General de Cultura de la Municipalidad de San Isidro decidió entonces aprovechar el período de tiempo en el cual el Museo permanecería cerrado para encarar una puesta en valor sistímica de la colección, que suponía trabajar sobre las condiciones de conservación de las piezas de su acervo, y plantear un nuevo guión y un nuevo diseño de montaje para el mayor lucimiento y comprensión de las valiosas piezas que la componen.

Se propuso además trabajar sobre la figura de Prilidiano Pueyrredon, hijo de Juan Martín, antiguo habitante de la casa y artista argentino del siglo XIX de enorme relevancia y valor. Para esto contó con dos socios estratígicos, el Museo Nacional de Bellas Artes y la UNESCO; con ambos desarrolló una muestra antológica sobre el artista, “Prilidiano Pueyrredon, pintor de San Isidro”, en la cual paisajes y retratos de San Isidro y su habitantes se exhibieron al público con la intención de celebrarlo y de propiciar la apropiación de su iconografía por los vecinos, poniíndolo en valor como uno de los grandes hitos del patrimonio local.

Los trabajos con la colección comenzaron por la construcción de un catálogo informatizado (base de datos), con el objetivo de catalogar en forma discriminada el inventario de la colección para su mejor acceso y control. Este trabajo estuvo a cargo de las licenciadas en Historia del Arte Paula Casajús y Cecilia Lebrero. Cada pieza fue fotografiada y descripta nuevamente, y su atribución revisada con expertos en muebles, documentos e imágenes religiosas, para confirmar o revocar su procedencia y su valor y hacer un diagnóstico de conservación y de necesidades de restauración si las hubiera.

Las medidas de conservación comenzaron con la intervención de seis óleos de Prilidiano Pueyrredon por parte de la licenciada Rocío Boffo; en este momento otras cuatro obras están siendo restauradas por la experta.

A su vez, la licenciada Nora Altrudi restauró todos los documentos en papel (cartas, mapas, documentos públicos, etc.) que posee el Museo, y convino su guarda en óptimas condiciones de conservación.

Tambiín ha terminado el proceso de consultas a distintos expertos, se ha presupuestado la restauración de muebles, de tapicería y de imágenes religiosas y se han conformado lotes de piezas que entrarán en restauración a la brevedad.

La obra del edificio principal, supervisada por el arquitecto Marcel Marcel, de la Dirección Nacional de Arquitectura, ha terminado.

Los expertos Roberto Amigo y Patricio López Míndez, de gran trayectoria y prestigio en su campo, están trabajando en equipo en el estudio de la colección para generar un nuevo guión cuyos núcleos temáticos ya están escritos, y un nuevo diseño de montaje, que permitirá a los visitantes del Museo acceder a las piezas exhibidas de manera clara, interesante y segura.

Esta nueva puesta contará con tres salones de orientación en la entrada del edificio, que contarán a los visitantes la historia de la casa desde la arquitectura, la historia, y la historia social.

Por otro lado, el paisajista Jorge Bayá Casal está trabajando en un guión de recorrido por los jardines, poniendo en relevancia las especies autóctonas y la historia de los magníficos ejemplares del jardín y de la barranca que mira al río.

Por último, se está trabajando en incrementar las medidas de seguridad del Museo, y en generar un espacio de merchandising que será administrado por la Asociación de Amigos del Museo Pueyrredon, que tambiín, gracias a un subsidio del BID, está instalando deshumidificadores y encarando la compra de un termohigrómetro para que las piezas restauradas sean ofrecidas al público en las condiciones óptimas de conservación.

Fuente: zonanortediario.com.ar