Michetti firmó un compromiso con Gioja, Massa y otros dirigentes

La vicepresidente Gabriela Michetti, legisladores nacionales y funcionarios de gobierno firmaron hoy, en San Miguel de Tucumán y a pocas semanas de celebrarse los 200 años de la Independencia, un acta compromiso para llevar adelante una acción conjunta orientada a salir de la pobreza, combatir el narcotráfico y la corrupción y buscar la unión de los argentinos, entre otros objetivos primordiales que necesita alcanzar el país.Acompañaron la firma de Michetti, el titular del Plan Belgrano Josí Cano, los senadores Laura Rodríguez Machado, Silvia Elías de Pírez, Fernando Pino Solanas y Liliana Negre de Alonso; el presidente del Partido Justicialista, Josí Luis Gioja; el diputado y líder del Frente Renovador, Sergio Massa, la diputada Graciela Camaño, y la legisladora porteña Graciela Ocaña.

El acuerdo de diez puntos fue refrendado en la Casa Histórica de Tucumán, con la presencia, además, de Monseñor emírito Jorge Casaretto.

Al hablar en el encuentro, Michetti dijo que “a punto de celebrar nuestros 200 años de la Independencia, tenemos una oportunidad enorme de reflexionar acerca de nosotros como personas, que somos las que, en definitiva, construimos la Patria”.

“Mirando alguno de los acontecimientos que están ocurriendo, el afán por el dinero y el poder para sí mismos y no como instrumento de transformación de la realidad para que los que menos tienen tengan más oportunidades, pensí en el libro de Monseñor Víctor Manuel Fernández sobre el Himno Nacional”, señaló.

“Él apunta que el himno dice ‘oíd mortales’. Podría haber dicho ciudadanos, compatriotas, hermanos, pero dice ‘mortales’, porque somos finitos, imperfectos, no somos dioses, ya que Dios es uno y supremo”, añadió.

Remarcó que esa idea “debería hacernos reflexionar con más fuerza para ver, en esa vida corta que tenemos, quí queremos hacer con ella”.

“Los docentes, los sacerdotes, los políticos, los sindicalistas, ¿quí queremos dejar cuando nuestra vida haya terminado en la tierra?”, dijo.

Afirmó que “cada uno pone su semilla y lo hace junto al otro, no individualmente” y apuntó que “hay personas que, por el afán de tener millones de dólares, se van olvidando de que esta vida es corta y de que poder entregarla es lo mejor que podemos hacer”.

“Dejemos de lado la soberbia y, con las imperfecciones que como humanos tenemos, pongamos nuestra luz en la búsqueda del bien común”, subrayó la Vicepresidente de la Nación.

Este es el texto del acta-compromiso que lleva el título de “Una Casa fraterna y solidaria”

En el contexto de la celebración del undícimo Congreso Eucarístico Nacional, y coincidiendo con el Bicentenario de la Declaración de nuestra Independencia aquí en Tucumán, nos parece muy valioso que desde la expresión de voces políticas diversas, podamos manifestar coincidencias básicas sobre algunas cuestiones urgentes de nuestra agenda común, encarnando en esta Casa Histórica tan significativa para los argentinos un simple gesto de amistad social.

Queremos, asimismo, homenajear a los treinta y tres diputados que sesionaron en esta modesta casa de familia. Aquí mismo, por aclamación espontánea y unánime, ‘invocando al Eterno que preside el Universo, en nombre y por autoridad de los pueblos que representaban’, declararon ‘solemnemente a la faz de la tierra investirse del alto carácter de una nación libre e independiente’.

Los congresales convirtieron esta casa de familia en un espacio fecundo, donde se desarrolló una autíntica deliberación parlamentaria. Esta Casa de la Independencia, lugar de encuentro, de diálogo y de búsqueda del bien común, resulta para nosotros un símbolo de lo que queremos ser como Nación. En este ambiente domístico, los diputados de lugares tan distantes se vincularon como hermanos, a pesar de los fuertes disensos, motivados por la causa superior que los convocaba.

No hay plena democracia sin inclusión e integración. Esta es una responsabilidad que abarca a toda la dirigencia nacional. El Papa Francisco nos lo recuerda, diciendo: «Quien tiene los medios para vivir una vida digna, en lugar de preocuparse por sus privilegios, debe tratar de ayudar a los más pobres para que puedan acceder tambiín a una condición de vida acorde con la dignidad humana, mediante el desarrollo de su potencial humano, cultural, económico y social».

Por ende, queremos, desde los diversos ámbitos de responsabilidad social aquí representados, suscribir a algunos lineamientos que nos parecen fundamentales e irrenunciables sobre políticas públicas, a semejanza de lo que hicieran hace 200 años los congresales atraídos por lo que consideraron ‘la hora de la Patria’:

1- Lucha contra la pobreza y la exclusión
2- Combate contra el narcotráfico
3- Prevención de las adicciones
4- Impulso a la educación integral
5- Acceso universal a la salud y al agua potable
6- Generación de empleo digno
7- Erradicación de la trata de personas y protección de la vida
8- Promover el cuidado del ambiente
9- Trabajar por la cultura del encuentro
10- Lucha contra la corrupción y la impunidad

Fuente: zonanortediario.com.ar