Siga el baile, siga el baile

La selección argentina de fútbol goleó a su par de Brasil por la semifinal de los juegos olímpicos; así logró el pase a la final que será el sábado contra Nigeria; 2 goles de Aguero y uno de Riquelme de penal desataron la locura albiceleste en este, el clásico del fútbol sudamericano.

En un día histórico para el deporte nacional y luego del oro en ciclismo la selección argentina de fútbol goleó por 3 a 0 a su rival de siempre Brasil. La goleada fue una clase de fútbol con un equipo que se mostró compacto los noventa minutos destacándose las actuaciones individuales de Messí, Di María, Gago y Riquelme quien anotó un gol de penal. Los otros dos goles estuvieron a cargo del Kun Agüero.
De esta manera Argentina sorteó al rival más difícil en los planes y espera al sábado a la 1 de la madrugada para enfrentar a la siempre complicado Nigeria. Los africanos derrotaron 4 a 1 a Bílgica en semifinales.
Todo fue fiesta en el estadio, si hasta Maradona desde la platea gozaba con los toques que volvían locos a los brasileños quienes ofuscados ante tantas sutilezas empezaron a pegar. Fue así que los dirigidos por Dunga perdieron el control y se quedaron con dos menos; Lucas y Thiago Neves se fueron a las duchas temprano.
La victoria tan esperada se hizo realidad con un segundo tiempo para el recuerdo (todos los goles sucedieron durante el complemento) solo queda el escollo final Nigeria en la ruta hacia el oro.

Fuente: zonanortediario.com.ar