Casal dijo que la reforma incorpora tener “nuevas conductas urbanas”

El ministro de justicia bonaerense, Ricardo Casal, destacó que el proyecto de Código Contravencional que Scioli presentó ayer a la Corte provincial junto con una iniciativa para modificar el Código Procesal Penal, tipifica comportamientos como la “exigencia de dádiva amenazante” o el uso de “caras tapadas y armas impropias” en las manifestaciones sociales.
El ministro de Justicia bonaerense explicó que el proyecto de reforma del Código Contravencional que ayer fue presentado tambiín en la Legislatura bonaerense por el Ejecutivo, fue minuciosamente analizado por la Secretaría de Derechos Humanos para que ninguna de las garantías y derechos individuales se vean afectados.

“Se trabajó casi dos semanas con todo el equipo de Derechos Humanos de la Provincia para que no sólo contenga todas las garantías constitucionales sino tambiín la mirada muy clara sobre estos comportamientos urbanos”, dijo en diálogo con radio Del Plata.

Son dos las nuevas figuras que se incorporarán al Código Contravencional, en caso de que el proyecto del Ejecutivo consiga el aval de la Legislatura: la “exigencia de dádiva amenazante” y “el uso cara tapada y armas impropias”.

En ambos casos, intención es prevenir este tipo de conductas que “complican la vida de la gente, generan mucho temor y pueden ser preparatorias para un delito mayor”.

El ministro explicó que la “exigencia de dádiva amenazante con o sin prestación de servicio” engloba dos tipos de comportamientos.

“Significa dos cosas: cuando en una esquina cuatro muchachotes se acercan a una persona y le piden ‘cuatro pesos para la birra’ a una persona de una manera amenazante y la persona se queda en desventaja que no sabe quí hacer y a veces opta por darle los dos pesos y otras veces pide auxilio pero resulta que no es un delito”, dijo.

“Y por otro lado, los famosos ‘trapitos’, que no han sido tipificados en este Código Contravencional que muchas veces los vecinos se han sentido intimidados en su integridad física o de su bien porque le han exigido un precio amenazante por cuidar un auto”, explicó a Del Plata.

El ministro adelantó que la incorporación de la figura del “uso de cara tapada y armas impropias” como “palos y tumberas” en el marco de manifestaciones o protestas, “va a ser motivo de mucho debate”.

”Se refiere a actitudes amenazantes que se ven por televisión, por parte de grupos de choques preparados para enfrentar a los ciudadanos que quieran resistirse al corte. Tuvimos el caso, hace unos años, de un taxista, que se bajó para discutir y al que le pegaron con un hierro en la cabeza y estuvo grave”, recordó.

“El problema no es que corten el tránsito sino tema es el temor que se le infunde a la sociedad, personas con el rostro innecesariamente tapado y portando armas contundentes. Esto no hay duda que es polímico pero todas las medidas que se toman cuando son importantes, son muy polímicas. Difícilmente pasen inadvertidas”, reconoció.

Casal afirmó que la iniciativa responde a “la obligación de garantizar la paz, obviamente en un ámbito constitucional y legal” por lo cual “no es que empieza un código contravencional del temor, sino de la máxima prevención”.

“Como dijo el gobernador: ‘más rigurosidad en la prevención’, quiere decir que estemos más cerca de la prevención. Esto le da tranquilidad a la población y esto es lo que tenemos que hacer, neutralizar los temores, que la gente viva mejor, que tenga mayor seguridad en su patrimonio y en su persona”, aseguró a La Red.

El otro proyecto presentado ayer por el gobernador Daniel Scioli a la Corte Suprema de Justicia de la Provincia, atañe al Código Procesal Penal y apunta a considerar como agravantes a la hora de evaluar la excarcelación de un detenido, el empleo de armas y el reclutamiento de menores –por parte de un mayor- para cometer delitos graves.

Fuente: zonanortediario.com.ar