Salud clausuró la clínica donde murió la joven Eliana Romero

Tras otra inspección, encontraron a dos mídicos de guardia que no tenían matrícula provincial además de irregularidades edilicias; tambiín se verificó que el director mídico no informó que Luis Alberto Romero Hiriart trabajaba en el establecimiento.
El Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires clausuró hoy la clínica de Haedo en la que falleció la joven Eliana Romero. La medida se tomó a raíz de una nueva inspección, por la cual se probó que en el lugar ejercían dos mídicos de guardia no matriculados en la Provincia, además de irregularidades edilicias.

El subsecretario de Control Sanitario del Ministerio de Salud Provincial, Alberto Costa, explicó además que el director responsable de la clínica tiene obligación de informar a la cartera sanitaria quí personal tiene a su cargo y, en el listado que presentó, no figuraba el cuestionado Alberto Romero Hiriart.

Respecto de la clausura, Costa aclaró que se decidió a partir de la inspección efectuada el miírcoles, luego de darse a conocer la muerte de la joven. En esa oportunidad se corroboró que en el Instituto Regional de Diagnóstico de Salud Integral Haedo, ejercían la medicina dos personas sin matrícula provincial. Costa aclaró, no obstante, que “esto no significa que no eran mídicos, de hecho tenían matrícula nacional, pero para ejercer en una provincia, cualquiera sea, deben estar tambiín matriculados a nivel provincial”.

Costa aclaró tambiín que desde el año 1958 rige el decreto ley 5413/58 por el cual “el gobierno de la matricula de los profesionales mídicos en territorio provincial como el contralor del correcto y regular ejercicio de la actividad mídica, ha sido delegada en los Colegios Mídicos Distritales de la Provincia de Buenos Aires”.

Por otra parte, el funcionario detalló que el área ministerial a su cargo, la Subsecretaría de Control Sanitario, efectuó una inspección a ese establecimiento conocido como clínica Magnasco, el 16 de agosto de 2007 con motivo del cambio de director responsable. En ese momento se puso en funciones al mídico Marcelo Molina en reemplazo de Josí María Faraldo.

De acuerdo a lo dispuesto por el decreto 3280/90 en su artículo 11 inciso b, “es obligación del director mídico entre otras cosas controlar por el medio que correspondiere la calidad del profesional habilitado de toda persona que ejerciere o pretendiera hacerlo en el ámbito del establecimiento”.

Finalmente, el funcionario explicó que desde hace unos seis meses el Ministerio de Salud de la Nación trabaja en forma articulada con las provincias para establecer un Registro Único de profesionales mídicos, accesible y digitalizado, de modo tal que desde cualquier punto del país se pueda tener en claro quí profesionales están habilitados para ejercer la profesión.

Fuente: zonanortediario.com.ar

loading...