Asaltan a empresario, la esposa dispara al aire, los ladrones intentan huir, pero los atrapan

Un empresario fue asaltado hoy por al menos cinco delincuentes armados cuando llegaba a su casa de la localidad bonaerense de San Isidro, pero su esposa puso en fuga a los asaltantes al efectuar disparos al aire y su hijo chocó con su camioneta el auto en el que intentaban escapar.Fuentes policiales informaron que dos de los asaltantes fueron apresados cuando escapaban corriendo en proximidades de la casa y se sospecha que entre los prófugos puede haber policías, ya que se les secuestró chalecos antibalas, vestimentas policiales y handies con la frecuencia policial.

La víctima fue identificada por las fuentes como Jorge Pereyra (70), dueño de una cadena de bingos del conurbano, y el hecho ocurrió alrededor de la 1 de hoy en su mansión de la calle Tomkinson 3398, a metros de la autopista Panamericana, en el partido de San Isidro, al norte del conurbano.

Pereyra volvía de cenar en un stud y cuando ingresaba su Mercedes Benz último modelo al garaje de su casa dejó pasar primero a una moto con dos sospechosos que aparentemente lo seguían y abrió el portón.

Tres delincuentes se colaron detrás de íl en un Mercedes Benz B-180 del que descendieron armados y lo amenazaron para asaltarlo.

El empresario se quedó en principio encerrado dentro del auto porque tenía los vidrios semiblindados, según contaron las fuentes.

Sin embargo, los ladrones lograron destrozar una de las ventanillas a culatazos y así Pereyra bajó del vehículo y les entregó un anillo y unos 6.000 pesos en efectivo que llevaba consigo.

El asalto fue observado desde la casa y por circuito interno de video por la esposa del empresario, quien se asomó por una ventana y efectuó seis balazos al aire con un revólver Magnum .357 del cual es legítima usuaria y portadora, según aclararon los investigadores.

Los tiros efectuados por la mujer amedrentaron a los asaltantes que, inmediatamente, abortaron el robo y corrieron hasta el auto alemán en el que había llegado.

Pero un hijo de Pereyra que tambiín había estado cenando con su padre en el stud y regresaba a su casa, se acercó hasta su casa paterna porque tenía una llamada perdida de su madre en su celular y cuando trató de comunicarse con ella no lo logró y se preocupó.

Al observar el asalto y a los delincuentes intentar escapar de la casa de sus padres, el hijo de Pereyra aceleró su camioneta Grand Cherokee 4X4 y embistió a unos 50 kilómetros por hora el auto de los delincuentes, que por la fuerza del impacto se desplazó varios metros, derrumbó un árbol y quedó destruido.

El choque provocó la rotura del frente de la camioneta y dejó inutilizable al Mercedes Benz que según averiguó más tarde la policía, había sido robado en mayo pasado en Lomas de Zamora y tenía colocada una patente sin pedido de secuestro de un auto similar.

Los delincuentes bajaron y huyeron a la carrera ante los gritos de las víctimas, pero la fuga fue observada por un móvil policial de la comisaría 7a. de San Isidro que comenzó a perseguirlos.

Según las fuentes, dos hombres, de entre 35 y 40 años, fueron detenidos a pocos metros de la casa, mientras que el tercero logró escapar, al igual que los dos sospechosos que estaban en la moto.

Los voceros además contaron que minutos antes de que llegara el empresario del juego a su casa, algunos integrantes de la banda, se acercaron al vigilador de la garita de la esquina, le dijeron que eran "de la brigada", le dieron unos golpes y le pidieron que se retirara del lugar.

Dentro del Mercedes Benz robado, fueron encontradas una pistola calibre 9 milímetros y un revólver calibre 38.

Pero lo que más llamó la atención es que además había dos chalecos antibala de la policía bonaerense, dos camperas y gorras de efectivos de DDI de la misma fuerza, una baliza chichón para el auto, seis equipos Movilink y tres Nextel de comunicación punto a punto, un inhibidor de frecuencias satelitales y un equipo de radio capaz de captar la frecuencia policial de la zona.

Fuentes de la investigación revelaron que a raíz de todos estos hallazgos, el fiscal de San Isidro a cargo de la investigación, Patricio Ferrari, no descarta que entre los prófugos haya policías exonerados o en actividad.

"Hace mucho tiempo que no teníamos actuando en la zona a una banda con esta logística. No descartamos que se trate de una banda mixta de delincuentes y policías o ex policías", dijo uno de los investigadores.

El fiscal Ferrari ya descartó que los dos detenidos sean policías o ex policías y ahora espera el resultado de una serie de peritajes, como el levantamiento de huellas y rastros y el análisis de los equipos de comunicación secuestrados, para poder identificar y detener a quienes lograron huir.

Fuente: zonanortediario.com.ar