Tigre consiguió una hazaña en el Gigante de Arroyito y es puntero

Los dirigidos por Diego Cagna perdían 2 – 0 contra Central en Rosario, con goles de Caraglio y Ezequiel González, pero el matador con dos goles del “chino” Luna sobre el final del primer tiempo y un gol de Lázaro a menos de 10 del final del partido lo dio vuelta para ganar 3 a 2 y compartir la punta con Boca y San Lorenzo; ahora todo se definirá en la última fecha, que promete ser apasionante.
Increíble. Esa sería la palabra para definir el momento de los de Victoria. Increíble. El momento del chino Luna, que no deja de meter goles importantes. Increible. El empate de Boca 0 a 0 contra un Gimnasia que no venía nada bien y que alimenta la ilusión de los representantes de la zona norte de GBA en la Primera División del fútbol argentino.

Las cosas no habían empezado bien para los de Cagna, eso es seguro. En solo 5 minutos estaban abajo con con un desborde por la derecha que concluyó en la cabeza de Caraglio, quien anotó con un violento frentazo.

El “Matador” intentó recomponer la imagen pero cometió el pecado de no marcar en ataque cuando buscó el empate.

Fue así que Ezequiel González recibió de contra en tres cuartos y culminó el avance con un remate bajo a la salida de Daniel Islas, para convertir el 2 a 0.

El orden fue el común denominador de las presentaciones del equipo de Diego Cagna pero indudablemente la rápida apertura del marcador derrumbó al visitante.

Tigre no cesó en su búsqueda del descuento y lo consiguió a los 29 minutos, con una buena asistencia en cortada para Carlos Luna, quien convirtió con un tiro de derecha que se metió a la izquierda del arquero “canalla”.

Sobre el final de la etapa, en una acción con pelota detenida, Diego Castaño estrelló su remate en el palo derecho y Luna, libre de marcas, capturó el rebote y conquistó la igualdad a los 41′ de la primera etapa.

En el segundo tiempo, Central intentó retomar el protagonismo que le dio la ventaja en el inicio del partido, pero se topó con un rival que ya no le dio tantos espacios, con la garra de siempre, a la que están ya acostumbrados los hinchas matadores.

Tigre sumó un protagonista que pasó inadvertido en la etapa inicial, su goleador Martín Morel, quien sorprendió como tercer delantero.

Gustavo Alfaro puso a un lateral, Alexis Danelón, por el volante izquierdo Núñez y trocó ‘9 ‘ por ‘9’ (Emilio Zelaya por Caraglio), mientras que Cagna quitó a Morel y colocó a Leandro Lazzaro, pensando en ganarlo por vía aírea.

Y Lazzaro, a quien se le había negado en tantos partidos el gol, convirtió el tercero de Tigre y por abajo, con un tiro esquinado que entró junto al palo derecho; para el delirio de la hinchada, convirtiendose en el heroe de la tarde, el que consiguió la punta para Tigre y llenó de alegría el corazón de miles de fanáticos que alentaban sin parar.

Ahora Tigre sueña despierto con el titulo, ¿y quiín puede decir ahora que es solo un sueño?

Fuente: zonanortediario.com.ar

loading...