Camino al oro

La selección argentina, de la mano de Messi y Riquelme, consiguió su segunda victoria con un golazo del Pocho Lavezzi; esta vez fue ante Australia y de esta manera se clasificó para los cuartos de final de los juegos olímpicos.
Cuando el partido estaba más cerrado que nunca y el 0 a 0 parecía fija; aparecieron los que saben, toquetearon Messi y Riquelme, cambio de frente al segundo palo sorpresivo para la entrada de Lavezzi y un agónico gol Pocho, más que gol golazo; que significó la victoria para la albiceleste a 15 minutos del final.
Al margen del buen resultado el juego del equipo (más allá de algunos destellos de mágia de Messi o de Román) dejó bastante que desear. Faltó construcción de juego, respuesta ante la dura marca australiana, profundidad y definición, y es algo que Batista deberá trabajar con los jugadores, o quizás meter mano en la formación titular.
De todas maneras el equipo ya pasó de ronda, y ahora será cuestión de ir de menor a mayor para ver el mejor fútbol que este equipo por nombres debería jugar.

Fuente: zonanortediario.com.ar