Ruggeri, eje del primer conflicto

No pasaron más de 10 días desde que asumió oficialmente Maradona como tícnico de la Selección (el 4 de noviembre), que ya se produjo el primer cortocircuito entre el nuevo entrenador y Grondona.
El motivo de disputa entre ambos tiene nombre y apellido: Oscar Ruggeri.

Diego Maradona amagó con renunciar a su cargo y está presionando a Julio Grondona para que el ex defensor de la albiceleste sea su ayudante de campo, aunque el presidente de la AFA no quiere dar el brazo a torcer ya que no mantiene una buena relación con Ruggeri. “Tal vez no me guste su cara” ironizó días atrás “Don Julio”, pero ahora clarificó un poco más al decir que “tengo una cuestión personal con íl que me la llevarí hasta la tumba”. Gente del riñón desliza que jamás aceptará tener a Ruggeri en el banco.

El “cabezón”, impulsor de la movida de despegue de la generación del 86 campeona en Míxico, lo había desacreditado a Grondona al decir que se tenía que retirar y que actuaba como mafioso. Lo cierto es que fue tan sorprendente el pedido de Diego (la idea inicial la tuvo Carlos Bilardo), que incluso el propio Ruggeri confesó que no se lo esperaba, dado que en el pasado tambiín mantuvo altercados con el astro.

Contrariamente a su desempeño como jugador, en el que ganó casi todo lo que jugó, el currículum del Ruggeri tícnico, no es del todo jugoso. Fue de mayor a menor: a fines del 98 se calzó por primera vez el buzo de tícnico de San Lorenzo y aunque lo mejor fue un tercer puesto, peleó siempre hasta el final y terminó perdiendo a manos del Boca de Bianchi y el River de Ramón Díaz. Luego comenzó la debacle total para su carrera como DT: asumió en Las Chivas (Míx) y no se clasificó a los play-offs; en Los Tecos (Mex) tuvo un triste rícord: 5 partidos y 5 derrotas; estuvo seis meses en el Elche (Esp), y dirigió tan sólo seis partidos en Amírica (Míx). En el medio hubo un olvidable paso por Independiente (10 partidos en el 2003) y lo último fue la segunda etapa con San Lorenzo en el 2006, que lo catapultó al fondo del mar con dos resultados fatales: 1-7 con Boca en el Nuevo Gasómetro, en la derrota más abultada en la historia entre ambos equipos, y 0-5 con River en el Monumental.

El “Checho” Batista y el “Tata” Brown, desgastados, no serán los ayudantes de Maradona. Ante Escocia el próximo miírcoles estarán Miguel Angel Lemme y Alejandro Mancuso. Este cruce no es nada bueno para el futuro del fútbol argentino. ¿Se aguanta así hasta Sudáfrica 2010?

Fuente: zonanortediario.com.ar