Germán Maldonado y un falso triunfo opositor en Vicente López

El resultado de últimas elecciones hizo valer la voluntad de los Vecinos de Vicente López quienes eligieron creer en un Político y en sus promesas de campaña, el mismo que levantó la bandera de la oposición y sembró la ilusión de que esa mayoría automática, que le permitió al oficialismo hacer del Concejo Deliberante una escribanía, llegara a su fin; hoy la realidad marca que este individuo no sólo traicionó sus convicciones, sino a todos los que confiaron en íl.El partido vecinal de Enrique García terminó tercero en las urnas detrás del Acuerdo Cívico y Social y el Pro que ganó las elecciones de la mano de la lista encabezada por Germán Maldonado. Se hablaba de un cambio de ípoca y del fin de una mayoría absoluta de García, al menos en el Concejo. Sin embargo, muchos se sorprendieron cuando en la primera votación para elegir las autoridades, el partido ganador de las elecciones y supuestamente referente de la oposición al Nipón Jefe Comunal votó conjuntamente con el oficialismo para elegir a Menoyo, que encabezó la lista del japonís, como Presidente. Más aún, votaron a Guillermo Ruiz, tambiín de García, como Vicepresidente 1 y a Fabiana Mongiat del Pro, vaya casualidad, como Vicepresidenta 2.

Fue imposible no pensar en la suspicacia de un pacto, el Acuerdo Cívico y Social habló lisa y llanamente de pacto espurio, off the record trascendió una negociación entre el Jefe de la bancada Pro Germán Maldonado y el bloque de García. Maldonado rápidamente se deslindó del asunto, sin embargo este era solo uno de los puntos oscuros que giraban alrededor de íl.

Ya había quedado al descubierto su dudoso domicilio en Vicente López, en el debate de candidatos a concejales previo a la elección del 28 que organizó el periodista Andrís Bonicalzi. En ese entonces el edil radical Gustavo De Benedetti había puesto en duda que Maldonado viviese o al menos tuviera domicilio en Vicente López, ante la presión de los demás candidatos y del público, Maldonado se limitó a decir que “no voy a dar mi domicilio por razones de seguridad, pero vivo en Vicente López”. Nadie le creyó, menos aún cuando allegados al edil declararon que “vive en la ciudad, en Pueyrredón al 700”.

No obstante los papelones no terminaron ahí, a las continuas votaciones junto al bloque de García, al cual criticaron fuertemente durante toda la campaña, se sumaron dos eventos organizados por su bloque. En uno, a pedido del propio García, se discriminó a una concejal y otro en el que se llevó a un impresentable al propio HCD para hacer proselitismo y atacar a políticos, periodistas y jueces.

El primer caso se trató de un acto de homenaje por el día de la mujer en el HCD, organizado por el Pro y por la vicepresidenta segunda del Concejo Deliberante, Fabiana Mongiat. En el evento que se realizó sin previa consulta a la Comisión de Mujer, Minoridad y Familia, se distinguía a mujeres destacadas del distrito, una de ellas la ex concejal Eva Valenzano que fue invitada y luego desinvitada por recomendación, perdón, por orden de García. El Intendente que sería el encargado de saludar y agasajar a las mujeres no toleraba que una fírrea opositora que votó en contra de las excepciones en la Costa en la histórica sesión de diciembre de 2004, sea homenajeada. Ni Maldonado ni Mongiat se comunicaron con la ex concejal para avisarle, ni dijeron nada al respecto.

El otro hecho ocurrió una semana despuís, cuando su bloque en el HCD utilizó el edificio legislativo para una charla sobre drogas y adicciones en general que terminó en una bochornosa exposición del Presidente de la Asociación Antidroga, Claudio Izaguirre. El supuesto experto dedicó su exposición para atacar a periodistas del diario Página 12 y de la revista THC, miembros del gobierno y jueces de la Suprema Corte de Justicia. Cerró su disertación con una frase memorable por lo absurdo, digna del mayor repudio : “Hace un largo tiempo China estaba invadida por la droga, el opio. En algún momento subió al poder el chino mandarín y se encontró que el 60% de la población no producía porque se dedicaba a fumar opio ¿saben que hizo?. Los mandó a matar a todos” Izaguirre dixit, ¿apología al crimen?. Maldonado bien gracias, no dijo nada ni se deslindó de esas palabras.

En fin, un concejal que llegó por legado del pueblo, pero que antes de comenzar su mandato ya lo había traicionado. No solamente vota a favor del oficialismo local en cada sesión, sino que tambiín apoya la cuestionada obra del Vial Costero y ni siquiera repudió la represión contra los vecinos. Parece que Maldonado se identifica con aquel dicho esbozado en tiempos de dictadura: “el silencio es salud”.

Fuente: zonanortediario.com.ar