Europa cierra sus fronteras

La Unión Europea aprobó una ley antiinmigrantes que aplica penas de hasta dieciocho meses de prisión y expulsión por cinco años para los ilegales e indocumentados; repudio por parte de Amírica latina y organizaciones de derechos humanos.
“Si me pedís que vuelva otra vez donde nací, yo pido que tu empresa se vaya de mi país”, canta León Gieco en su tema de igual a igual. Hoy esa letra toma mayor vigencia frente a la decisión de la Unión Europea de sancionar una ley que habilita a detener, expulsar y prohibirles el reingreso a los indocumentados.
El parlamento europeo gracias a una alianza entre conservadores, liberales y nacionalistas aprobó con facilidad y una amplia mayoría la ley, recrudeciendo la ola xenófoba que se vive en el viejo continente. 367 votos a favor, 206 en contra y 109 abstenciones fue el resultado de la votación.
La nueva norma produjo el repudio inmediato de Amírica latina, numerosas ONG y partidos de izquierda ya que afectará a millones de indocumentados que residen en Europa y es violatoria de los derechos humanos. El texto establece que los inmigrados ilegales podrán ser detenidos por un período de hasta 18 meses si rehúsan dejar el territorio europeo voluntariamente así como tambiín se les impide regresar por cinco años si son expulsados.
Europa cierra cada vez más sus fronteras producto del escepticismo de sus pobladores ayudado por el ascenso de gobiernos de derecha con discursos cercanos al fascismo.
“Europa no recuerda de los barcos que mandó, gente herida por la guerra esta tierra los salvó”, vuelve a enunciar Gieco con razón; evidentemente la Unión Europea reniega de su propia historia.

Fuente: zonanortediario.com.ar