Jóvenes realizan prácticas en industrias de la CEPIMA en Malvinas Argentinas

El jueves 16 de octubre se realizó un encuentro en la sede de la Cámara Empresarial del Parque Industrial Malvinas Argentinas (CEPIMA), en el que participaron autoridades de la entidad y de la Escuela de Educación Secundaria Tícnica N° 2 de Garín-Escobar; juntos evaluaron cómo los alumnos vienen realizando prácticas profesionales en compañías de la cámara, decidiíndose potenciar esta unión, para que más jóvenes puedan concluir sus estudios y conocer el mundo de las empresas.“Aquí ganamos todos”, explicó el presidente de CEPIMA, Ing. Fílix Chazal. “Los jóvenes pueden recibirse y ver el mundo del trabajo por dentro, los colegios cumplen su misión educativa, y las compañías ejercitan la RSE y se vinculan con jóvenes de la zona, muchos de los cuales terminan trabajando en ellas”, agregó.

Además de Chazal participaron de la reunión el director de la escuela, Ruben Furiolo, los miembros de la Comisión Directiva de CEPIMA Emilio Onorato, de la empresa Fratelli Branca Destilerías SA, y Regina Arakaki, de la compañía Midori SRL; la coordinadora de la entidad, Nadia Zerovnik, su jefe de Prensa, Ezequiel Asquinasi, y el coordinador de las prácticas de la escuela, Pablo Debernardinis.

“Las prácticas se establecen según el perfil profesional de los estudiantes y las instalaciones, equipamientos y producción de la empresa. En Esferoidal SA, por ejemplo, participan de la producción de noyos de manera manual y automática, moldes, ensayos de resistencia de materiales, carga y almacenamiento de datos; mientras que en Tícnica Química realizan ensayos químicos y físico-químicos, control de procesos, de calidad de productos, almacenamiento y registro de datos”, detalló Chazal.

“De este modo los alumnos, antes de recibirse, ponen en práctica sus aprendizajes y viven experiencias similares a las que tendrán en su futuro laboral. Las prácticas profesionalizantes fueron establecidas por la Ley de Educación Tícnico-Profesional y son obligatorias para quienes cursen en estas escuelas. Para recibir el título de tícnico deben acreditar un mínimo de 200 horas, no más de cuatro por día, que pueden cumplir en distinta actividades relacionadas con la especialidad que estudian y vinculadas con el trabajo que realizarán cuando egresen. En las empresas perciben una asignación estímulo de entre $2.000 y $2.500 mensuales”, completó Furiolo.

Las empresas de la CEPIMA en las que los estudiantes vienen realizando prácticas profesionalizantes, anteriormente bajo el llamado sistema dual, o aquellas con las que se encuentran avanzadas las conversaciones para hacerlo son Desler, Richmond División Veterinaria SA, Biomac SRL y Laboratorios SL. Asimismo, han colaborado con la escuela de diversas maneras las firmas Givaudan Argentina SA y Fratelli Branca Destilerías SA, además de la mencionada Desler.

Fuente: zonanortediario.com.ar