Sexo oral, violencia y tribus en la web: ¿Youtube arruinó el mundo?

Un chico y una chica 14 y 15 años suben a Youtube un video de ellos mismos teniendo sexo oral; grupos de adolescentes, pertenecientes a las llamadas “tribus urbanas”, muestran por el mismo medio las peleas a las que se someten; la violencia en las escuelas es tambiín expuesta de esta forma ¿La propagación de lo visual hizo que se acepten como comunes cosas que antes no lo eran?, ¿O pasa justamente lo contrario y se llegó al punto en que estas situaciones son tan normales que se están arraigando en los medios?.
Hoy, la sociedad es, sin dudas, visual. El avance de medios de comunicación como la televisión e internet es uno de los factores que explican la jerarquía que tienen las imágenes en la cultura. El relegamiento que sufrieron otras formas de comunicación, como los diarios y libros, para ser reemplazados por medios audiovisuales, y la importancia que se le da a la belleza corporal, son ejemplos de este fenómeno. Hacer llegar una imagen al conocimiento público está al alcance de todos, basta una cámara digital y acceso a internet para hacerlo. Estos hechos dan pie a replantearse cual es el valor, las consecuencias y la responsabilidad de la imagen en el mundo actual.
En el caso de las peleas entre floggers y emos y entre compañeros de escuela, la cuestión se reduce a lo siguiente: mostrar actos de violencia es un acto de violencia en sí. Y la violencia nunca, bajo ningún fin, se justifica. A los chicos de Paraná que fueron noticia ayer por el video que subieron, no se los puede condenar por el acto en sí: cada uno es libre de hacer con su sexualidad lo que considere correcto. Sin embargo, ¿se puede tener a los 15 años un juicio formado sobre lo que se considera correcto o no para aplicarlo a un tema tan personal e íntimo? ¿Se tiene concepto alguno de lo que significa la intimidad? Nuevamente se llega al problema de la propagación excesiva de las imágenes, ¿es ísta la culpable de que estos jóvenes hayan perdido, o no hayan conocido, la idea de intimidad?
Sin lugar a dudas, no. La imagen no piensa, no decide, no actúa. Es la sociedad, a travís del estado de sus ideas y cultura, la que le da cabida y marco. Por eso, si los dos párrafos anteriores se asocian directamente con la idea de decadencia de la juventud, no hay que culpar a los medios por mostrar lo que muestran, sino a nosotros mismos por incentivar a que lo muestren. La televisión podría ser un instrumento de difusión de cultura y arte, pero es un negocio con fines redituables, como toda empresa, y como tal, ofrece lo que sabe que se va a vender. Si una chica se hace famosa por haber subido un video a Internet teniendo sexo oral, de la misma forma que los dos adolescentes de Paraná; si una adolescente pasa a estar en boca de todos por el solo hecho de haber recibido muchas firmas en su fotolog -en un país lleno de talento, inteligencia y compromiso que no sale a la luz- es porque hay personas, llenándose los bolsillos a costa de atrofiar la cultura, y que sabe a ciencia cierta que la gente no va a cambiar de canal cuando los muestren.

Fuente: zonanortediario.com.ar

loading...