Cuando las armas son utilizadas como instrumentos políticos

“La guerra es la continuación de la política por otros medios”, afirmó el militar y pensador prusiano Carl von Clausewitz en su tratado ‘De la guerra’ escrito en la primera mitad del siglo XIX; esta afirmación no podría ser más precisa en el conflicto que mantienen Israel y Hamas.
Clausewitz es uno de los padres fundadores de la teoria política moderna y las conclusiones y analisis que realizó tras participar en las Guerras Napoleónicas fueron estudiadas y adaptadas por los altos mandos del Pentagono para el diseño de las políticas militares de los últimos 50 años.
El pensador identificó tres elementos de la guerra: el emocional, el azar y la política, íste último es el único componente racional en el conflicto armado y por lo tanto, el que debe predominar.
Las raices del conflicto entre Israel y Palestina deben buscarse en siglos de disputa de estos pueblos por un mismo pedazo de tierra, pero el agravamiento de la situación se origina en 1948 cuando el Estado de Israel proclama su independencia apoyandose en la decisión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de dividir en dos el territorio palestino.
La pregunta sobre quiín violó primero el cese al fuego establecido por los últimos seis meses, si fue Israel o Hamas, no nos ayudará a explicar una nueva etapa militar de un conflicto donde no hay voluntad política de llegar a la paz sea por factores pasionales o fines militares.
La política interna de ambos participantes directos de este conflicto (dejamos afuera los intereses de las naciones europeas, los Estados Unidos y los paises arabes) encuentra en la guerra renovadas formas de revalidar su aceptación entre la población. Son varios los ejemplos históricos que validan la teoria de que la unión frente a un enemigo externo trae beneficios para el gobierno de turno.
En Israel el ministro de Defensa Ehud Barak mejoró su imagen gracias al conflicto armado y sumó apoyos de cara a las próximas elecciones de febrero en las que será candidato.
En el territorio palestino los bombardeos israelies lejos de debilitar, fortalecieron a la organización Hamas la cual en tiempos de guerra aumenta su influencia entre los pobladores.
Si resignificamos la afirmación de Carl von Clausewitz podemos asegurar que íste nuevo enfrentamiento militar entre Israel y Palestina es, además de un conflicto territorial y religioso, una guerra que le es funcional a ambos bandos para sostener sus políticas internas, y es por eso que el final de este enfrentamiento puntual no va a depender de una simple victoria militar de uno de los ejercitos sobre el otro.

Fuente: zonanortediario.com.ar

loading...