Pepsi Music 2008: Interminable culto al festival

A continuación una crónica de las vivencias, tribulaciones y puntos de vista de un cronista que se debate entre el rol de periodista y fanático en su fecha predilecta, The Cult, Las Pelotas, Ratones Paranoicos y Pier desde la visión de Norberto Espósito.

*FESTIVAL PEPSI MUSIC/DIA 6 (SABADO 4 DE OCTUBRE DE 2008)-CLUB CIUDAD DE BSAS
THE CULT, LAS PELOTAS, RATONES PARANOICOS, PIER Y OTROS

INTERMINABLE CULTO AL FESTIVAL

La jornada número seis del festival de la gaseosa más conocido como Pepsi music traía en su propuesta musical un abanico de estilos varios a nivel nacional y un prometedor cierre a cargo de los ingleses de The cult.
A plena luz del sol alredededor de las 15:30hs el escenario principal se mostró al público con la presencia de Zumbadores; Los muchachos porteños tocaron por espacio de 35 minutos con una marcada orientación al rocanrol mas cancionero, así interpretaron basicamente material de su último cd ‘El colibrí’ como ‘Sin cebador’ y le regalaron al escaso público que apoyaba la propuesta ‘El ritmo de los condenados’ primitivo hit que los acompaña desde el comienzo.

Despuís fue el turno de Pampa Yakuza quienes abrieron el escenario Claro con ‘El sol de los pobres’ incluido en su último cd ‘Único y sentido’. 10 integrantes conforman la agrupacion entre guitarras, bajo, batería, vientos, percusión y cantantes logrando una gran performance con ritmos que van del rock al reggae y del ska al folclore. Antes de despedirse despuís de 40 minutos de concierto con ‘Carnaval para tu desconsuelo’ promocionaron su show próximo en Niceto y se fueron más que felices por la respuesta y el respeto otorgado por los presentes.
Uno de los aciertos de los organizadores fue haber logrado con exactitud la puntualidad de los conciertos, así cuando terminaba un show empezaba otro casi al instante en el escenario de el frente, lo que permitió ver 9 bandas en una sola jornada sin contar los escenarios pequeños instalados alrededor del predio. Los rosarinos de Bulldog se adueñaron del principal con su punk rock aggiornado y con un gran sonido tocaron canciones como "Más y mas", "Antigil", "Un domingo en Madrid" y "Cementerio". A pesar de algunos comentarios irónicos sobre el horario del concierto y críticas a los medios que no los apoyan lograron un buen set que concluyó con "Mi amor mi sol" como última canción.

Cambio de escenario y tambiín de propuesta musical dando un giro totalmente diferente para escuchar a Hijos del Oeste, la nueva banda del ex cantante de Jóvenes Pordioseros, Toti Iglesias. Con un sonido de rock clásico y letras que irradian el lema sexo, drogas y rocanrol, la banda ocupó los 35 minutos disponibles con canciones nuevas como "100% pordiosero", "Estalla", "Cemento" y el flamante hit "La noche que me diste" y viejas composiciones de su ex agrupación "Funeral" y "Cuando me muera". En el último tema el Toti se trepó a las alturas subiendo por los fierros que sostienen el escenario cual Juanse en la dícada del 90, pero por suerte el vírtigo no se apoderó de el y volvió feliz para despedirse no sin antes agradecer a todos los barrios populares que apoyan su arte.
A las 18hs y dando vueltas por los diferentes puestos algunos curiosos se daban cita por la carpa del Roxy para ver a Mendigos del paraíso, banda tributo a los Guns n´roses que ofrecía lo suyo para deleite de fans y curiosos. Los ratones paranoicos tambiín tuvieron su lugar y revisaron su rica trayectoria en una hora con canciones como "El vampiro", "Sucio gas", "El centauro" y "Una noche no hace mal" entre otras. Apoyados por La banda del oeste, viejos seguidores que se hicieron notar con cantitos alusivos, destilaron su rocanrol con elegantes arreglos aportados con la reincorporación del bajista Pablo Memi, uno de los mas ovacionados en el momento de presentación de la banda. Para la parte final eligieron canciones como "La banda de rocanrol", "Cowboy" y "Sigue girando" despuís de un falso final. Agradecidos por la respuesta convocaron a sus fieles a una presentación en Obras para noviembre y se despidieron del escenario.
La noche ya casi se había apoderado de Buenos Aires y Pier, la banda de los hermanos Cerezo se despachó a gusto con su repertorio en el escenario Claro. Eligieron entre otras canciones "De andar elegante", "El narigón del barranco" y dejaron las más difundidas para el final "La ilusión que me condena" y "Jaque mate" que sirvió para que el cantante se quedara en cueros eufórico gracias a la gran respuesta de los presentes que acompañaron y disfrutaron aún sin la interpretación del archiconocido "Sacrificio y rock and roll".

Ahora sí uno de los platos fuertes estaba por llegar; La presencia de Las Pelotas por primera vez sin Alejandro Sokol en Buenos Aires traía espectativa y curiosidad en los presentes.
El comienzo no fue el mejor ya que despuís de los primeros acordes de "Blanca nieves" al intentar cantar Germán Dafuncchio el micrófono no emitía sonido alguno, razón por la cual todo se tuvo que parar y empezar de cero nuevamente. Superado este pequeño inconveniente empezaron a entrar en calor con canciones como "Desaparecido", "Tormenta en Júpiter", "La mirada del amo" y "Mañana es igual". bajaron un cambio con "Como se curan las heridas" y el raggae se hizo presente con un tema nuevo y con el clásico "Si supieras". Del último cd sonaron "Basta" y "Dicen que la distancia" y Dafuncchio invitó a Roberto Petinatto a tocar el saxo siendo muy lograda una gran versión de "Peces". El público espectante definitivamente se entregó al agite en canciones como "Capitán Amírica" y "Esperando el milagro" y pidió por mas despuís de el falso final. Volvieron para tocar "Sueños de mendigos" y "Levanta polleras" pero artístas y espectadores lograron entrar en combustión con excelentes versiones de "Mañana en el abasto" (Con Petti en guitarra) y "El ojo blindado" de Sumo. Así terminó esta prueba de fuego superada con creces para una banda que prácticamente no habló sobre el escenario y se dedicó a hacer lo que mejor hace tocar y transmitir sentimientos.
Muchos se preguntaban quienes eran los que estaban tocando despuís de Las Pelotas y antes de The cult en el escenario Claro, y fueron los punks alemanes de Beatsteaks quienes increiblemente lograron un lugar de privilegio en la grilla del festival. Igualmente se las arreglaron para entretener a los que se animaron a descubrir su propuesta por 35 minutos y así estos amigos de los Die Toten Hosen terminaron siendo muy bien recibidos por público que sintió entre sus brazos y cuerpo la caída de uno de los integrantes que vuelta carnero mediante se zambulló como despedida entre sus fans.

Con un Club ciudad casi a tope, a las 22hs por fin llegaría el turno de The Cult. La legendaria banda de hard rock oriunda de Manchester se presentaba una vez mas en la Argentina esta vez con la excusa de nuevo material en las disquerías llamado "Born into this". Abrieron a puro grandes exitos con "Nirvana" y "Rain" ante la euforia total de un público de todas las edades. Los primeron de los nuevos que sonaron fueron "I assasin" e "Iluminated" pero nuevamente sacudieron el cemento porteño con hits irresistibles como "Live devil" y "Fire Women". A pesar de ser un show al aire libre lograron un clima intimista en la bella "Eddie (Ciao baby)". El líder Ian Atsbury fanatico del futbol empezó a nombras a clubes argentinos y a Maradona pero no logró la complicidad instantanea. Viejas piezas de culto como "Spirit Walker" y "Sweet salvation" fueron intercaladas con nuevas como "Savages" y "Dirty little rockstar" y en varias ocasiones el cantante no ocultó su fastidio con el microfono que no funcionaba del todo bien. Para la parte final se pudieron ver algunas corridas entre el público quienes según se dice fueron victimas de robos a pesar de ver mucho personal de prevención entre los presentes cosa curiosa en este tipo de eventos. Para el cierre eligieron aplanadoras versiones de "Wild Flower" y "Love removal machine" tocadas en interminables solos de guitarra a cargo de Billy Duffy y se despidieron finalmente con "Sweet soul sister" y "She sells sanctuary".

Alrededor de las 23:30hs todo llegaría a su fin y miles de personas iniciaban el camino de regreso hacia la Avenida del Libertador comentando el show, cantando, riendo o tan solo con la sensación de que habían sido testigos una vez mas de un encuentro de esos que quedarán en la historia de la música contemporánea.

NORBERTO ESPOSITO
ESPECIAL PARA www.zonanortediario.com.ar
CONTACTO: nd_esposito@hotmail.com

Fuente: zonanortediario.com.ar